Esta ciudad está ofreciendo una alternativa creciente de inversión en tiempos de volatilidad. 

Los diversos proyectos de inversión en inmuebles van de los 75 a los 100 millones de dólares.

La rentabilidad de un inmueble no depende únicamente del inversor, también tienen que ver el estatus del mercado, tipo de propiedad, ubicación y estado en el que se encuentra.

Una forma de recuperar estos espacios es con la participación activa de tres sectores: público, privado con responsabilidad social y la participación ciudadana.

La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios ya impulsa en la Cámara de Diputados una legislación al respecto.