1 No me gusta0

En 2016, el mercado inmobiliario chileno sufrió un déficit considerable; no obstante, su estatus económico y buena trayectoria institucional permitió un destacado repunte que fue confirmado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), misma que avaló el crecimiento sostenido de las inversiones con sus respectivos retornos.

Bajo este tenor, diversos desarrolladores inmobiliarios volvieron a confiar en la demarcación; esto, al constatar que en 2018 se proyectó un promedio de ventas que rebasó las 50 mil unidades, elevando el crecimiento anual del mercado en un 2.4%. De igual forma, algo que llamó poderosamente la atención es el cambio que tuvo la preferencia de los consumidores del mercado inmobiliario de Santiago. Y es que, según datos de la CChC, al cierre de 2019, se registró un aumento de un 34% en la venta de departamentos.

Como Santiago, otras ciudades chilenas están apostando al desarrollo de su mercado, conscientes de su potencial social demográfico y turístico.