Con esta modalidad, se mejoran condiciones del inmueble, se divide y vende con mejores ganancias, además de ser segura y rentable.

Al 30 de septiembre, el 95% de los inquilinos alcanzó los niveles operativos anteriores a la crisis derivada del COVID-19.

En los primeros nueve meses de este año, la desarrolladora sumó 5% más en utilidad bruta, en utilidad de operación y en Ebitda.

La Comisión Federal de Competencia Económica, investiga la posible práctica monopólica en la renta de espacios inmobiliarios no residenciales, principalmente de uso comercial y turístico.

La participación de la oferta se mantuvo en 62% y en demanda, a 38% a nivel nacional.