Tan solo el inventario Industrial fronterizo asciende a 24 millones de metros cuadrados en diversos parques para el Industrial Real Estate.

3 No me gusta1

Durante décadas, algunos de los destinos predilectos para la práctica del nearshoring fueron el sudeste asiático y América Latina, pero los ejemplos más notables fueron de China e India.

Actualmente, dentro del contexto global de la economía, las grandes potencias industriales recurren a las prácticas de nearshoring y offshoring, que consisten en trasladar ciertas partes de sus procesos productivos hacia terceros países con el objetivo de reducir costos, principalmente en mano de obra.

Con la llegada de la pandemia del COVID19, muchas empresas exportadoras que dependían de la producción china se vieron afectadas por la interrupción de su cadena de suministro. 

Además, el transporte marítimo también fue afectado por la contingencia, por lo que, ante la baja oferta disponible y la alta demanda, los precios para el movimiento de mercancías se incrementaron.

A lo anterior hay que sumarle la guerra comercial entre China y Estados Unidos, iniciada por el gobierno de Donald Trump, con el agresivo incremento de aranceles a productos procedentes de este país, así como la entrada en vigor del nuevo Tratado de libre comercio (T-MEC) entre Estados Unidos, México y Canadá.

Sin embargo, dos últimos acontecimientos favorecieron significativamente a México, debido a su condición geográfica (por su colindancia de 3,185 kilómetros de frontera con Estados Unidos), ya era, desde antes, un fuerte jugador para el nearshoring en el contexto internacional en costos de mano de obra competitivos.  Cabe recordar que solo durante 2020 se exportaron 328,860 millones de dólares a Estados Unidos.

“El nearshoring representa grandes oportunidades para el norte de México debido a su mercado industrial saludable, que a pesar de la contingencia actual se mantiene resiliente y con optimismo”, destaca por su parte Lyman Daniels, Presidente de CBRE México y Colombia.

Fortaleza de México

El inventario industrial fronterizo, que incluye las ciudades de Tijuana, Monterrey, Saltillo, Juárez y Reynosa, asciende a 24 millones de m2, y emplea a 1,708,000 personas.

Los principales mercados de nearshoring durante 2020 fueron Monterrey Tijuana y Querétaro.

El primero concentra 50% del espacio ocupado de este tipo. Nuevo León es el mercado más atractivo para el nearshoring debido a su industria diversificada y cercanía con Estados Unidos. Durante 2020 las principales industrias de nearshoring fueron muebles (23%) seguido de electrodomésticos y electrónicos (20%), equipo médico (15%), máquinas y herramientas (14%) y autopartes (12%).  La mayor parte de la demanda bruta en m2 procede de empresas de Estados Unidos y China.

Hay una clara tendencia de que en los próximos años continúe la llegada de inversión a la zona norte del país.

La reactivación de la industria automotriz, que actualmente cuenta con más de 13 marcas diferentes de automóviles y camiones que en conjunto suman 24 plantas de producción. A su vez, los precios accesibles y la variedad de mercados favorecen la llegada de nuevas inversiones, ya que existen más de 30 millones de m2 de tierra industrial dentro de parques, lo cual crea un ambiente propicio para nuevas empresas internacionales que deseen establecer sus operaciones.

Se espera que la demanda de empresas chinas de manufactura se incremente durante los próximos años pues tan sólo en 2019 y 2020 fueron comercializados 248 mil m2 de espacio para empresas de este país.