Atribuyó el posible crecimiento al impulso por parte de Estados Unidos y a la tendencia al alza de los precios del petróleo.

El Banco diferenció que durante 2020, cuando en respuesta a la pandemia, EU auspició políticas fiscales y monetarias contracíclicas, “México optó por políticas procíclicas, amplificando el impacto negativo”.

Prevé que la economía crecerá un 6.5% este año y que la tasa de desempleo caerá al 4.5% a finales de 2021.

El estudio mostró que un 55% tiene temas pendientes y un 24% está en riesgo de no subsistir.

El mercado reportó 283 transacciones, de las cuales 139 registraron un importe no confidencial por 13,958 millones de dólares.