|  

Los corporativos ya están tomando decisiones sobre cuál va a ser el patrón de uso de oficinas que seguirán.

6 No me gusta0

A lo largo de los últimos dos años, la crisis sanitaria generó un cisma en la forma de trabajo, donde el Home Office fue la salvación de muchas empresas. Ello coincidió con un ciclo de creciente oferta de nuevo inventario de espacios que venían en construcción y que determinaron una gran sobreoferta. 

De acuerdo con un análisis de Cushman & Wakefield (C&W), “es claro que se está dando mayor flexibilidad en el uso de los espacios y que los empleos “móviles” -aquellos que combinan diversas ubicaciones: oficinas, hogar y espacios de coworking-están elevando su participación”.

 

No obstante, también es claro que los espacios de oficina siguen jugando un rol importante en la organización del trabajo, y el número de renovaciones de contratos de arrendamiento va en aumento.

 

“Cada vez hay más estudios que confirman la necesidad de contar con espacios de trabajo corporativo, si bien de una naturaleza más flexible. Cuando las organizaciones concluyan su revisión sobre la forma en que estructuran sus equipos de trabajo, se encontrará un nuevo equilibrio para el mercado de oficinas. La necesidad de contar con lugares donde se fomente la colaboración y la identidad corporativa seguirá teniendo un rol significativo en las ciudades. Los recientes episodios de incertidumbre serán vistos como eventos que aceleraron la evolución del mercado”.

El análisis de la firma de corretaje inmobiliario indicó que el mercado de oficinas inició el primer trimestre de 2022 con una visión más positiva, donde las primeras señales sobre el comportamiento de la demanda en el nuevo equilibrio post-pandemia dan muestra de una estabilización en el mercado.

 

 

Destacaron que se presentó una moderada absorción negativa de 24 mil 300 m2 en el primer trimestre, pero fue mucho menor que la observada en el mismo periodo de 2021, que fue una contracción de 126 mil 900 m2.

Agregaron que los inquilinos siguen aprovechando las favorables condiciones que se les ofrecen, las cuales se prevé tendrán una duración limitada.

 


El mercado de oficinas inició el primer trimestre de 2022 con una visión más positiva, donde las primeras señales sobre el comportamiento de la demanda en el nuevo equilibrio post-pandemia.

 

C&W afirma que la tasa de disponibilidad general se ubicó en 19.6%, pero en los edificios clase A llegó a 22.9%, lo que significa un incremento de 4.2 puntos porcentuales respecto al cierre del primer trimestre de 2021 (18.7%).

 

Sin embargo, el ajuste es mucho menor que las observadas en las comparaciones anuales de los trimestres previos, lo que muestra una estabilización del mercado.

A manera de conclusión, el análisis indica que si bien la magnitud de los cambios en la demanda aún no es clara, la actividad del mercado está de regreso.

“Los shocks recientes que han afectado a la demanda concluirán eventualmente. Las fortalezas estructurales de la Ciudad de México, que incluyen la continuidad del bono demográfico y la creciente sofisticación de su entorno económico y de negocios, continuarán. Esto hará tarde o temprano que las industrias que crean empleos del tipo que demanda espacios de oficinas sigan creciendo”.

 

 

En el mercado de capitales se observan pérdidas en Europa, con el Euro Stoxx 600 retrocediendo 0.31% y acumulando tres sesiones consecutivas a la baja con una caída del 1.24%.