|  

La asociación que agrupa a los fideicomisos de inversión en bienes raíces destaca cuatro ventajas de considerar estos instrumentos al momento de realizar inversiones.

41 No me gusta0

La Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias (Amefibra) destacó, al menos, cuatro beneficios que se obtienen al invertir en este tipo de vehículos financieros, entre ellos están la diversificación de las inversiones para reducir riesgos, así como los rendimientos periódicos y  liquidez.

Otros beneficios son que se puede invertir desde montos muy accesibles en bienes inmuebles y que se cuenta con un marco legal con transparencia y seguridad para las inversiones.

 

“Los fibras permiten el acceso al mercado inmobiliario mexicano como una opción viable de inversión a través de un CBFI que puede negociarse fácilmente y cuenta con un precio en el mercado”, destaca la Asociación.

 

Además, se pueden invertir únicamente en activos destinados al arrendamiento en México, lo que se traduce en flujos muy predecibles y seguros. Tampoco caducan los títulos y se obtienen retornos a través de las distribuciones que realizan (por lo menos una vez al año) y por ganancia de capital que pueden generar los certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios en Bolsa.

 

De acuerdo con la Amefibra, los Fibras son vehículos financieros o instrumentos de inversión enfocados tanto a la adquisición como a la construcción de bienes inmuebles que se rentan en México y del resultado obtenido de su flujo de operación es distribuido, a través de dividendos, cada trimestre.

 

Su objetivo es recaudar recursos en la Bolsa de valores para invertir en la adquisición o desarrollo de propiedades inmobiliarias de diferentes segmentos como: oficinas, industrial, hoteles, comercial (retail), auto-almacenamiento (storage) e instituciones educativas.

 

Hasta ahora hay 16 fibras que se han listado en el mercado de valores. El primero fue Fibra Uno, que es el más grande del sector y cuenta con un portafolio de más de 10.8 millones de metros cuadrados de área bruta rentable, los cuales están diversificados en segmento como comercial, industrial y oficinas, principalmente.

El más reciente Fibra que se ha listado en el mercado mexicano es Soma, en febrero de 2021. Esta firma está dedicada al desarrollo e inversión de centros comerciales y edificios de oficinas. Su cartera inmobiliaria suma 15 propiedades, con más de 727,000 metros cuadrados de espacio rentable.

Para invertir en este tipo de instrumentos lo más recomendable es buscar el tipo de inmuebles que se tenga más conocimiento y/o gusto; acercarse a un intermediario bursátil o una Casa de Bolsa, sugiere la Amefibra. 

 

“Se recomienda seleccionar una fibra que sea acorde a tus necesidades y/o perfil de inversión. Dependiendo de la elección se podrán obtener beneficios como un servicio especializado, comisiones competitivas, informes financieros y/o facilidad para gestionar tu propia cuenta. Se debe hacer a través de un intermediario bursátil debido a que todas son instrumentos públicos que cotizan en la Bolsa de valores. Sus acciones son conocidas como Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios (CBFI)”, destaca la asociación de fibras.

 

Añade que para invertir en estos vehículos no es necesario comprar grandes cantidades de certificados, se puede adquirir desde un título. Además, una de las ventajas de invertir en la Bolsa es que se puede comprar y vender cuando se crea  conveniente. 

“Cuando inviertes tu dinero en Fibras tienes la certeza de que se encuentra custodiado por la Institución para el Depósito de Valores (INDEVAL), que se encarga de llevar el registro de todas las transacciones ocurridas”, recalcó el gremio.

El mercado inmobiliario, de bienes raíces, ha sido históricamente estable en el país por lo que invertir en este tipo de vehículos permite un retorno de inversión seguro.