Su estrategia es la diversificación por lo que analizan cambiar las propiedades a vivienda, centros educativos y hospitales.

6 No me gusta0

Fibra Uno (FUNO), el fideicomiso de inversión en bienes raíces del sector industrial, comercial y oficinas, ha encontrado una nueva oportunidad de negocio para reconvertir sus edificios de oficinas en hospitales, centros educativos y en viviendas, adelantó Gonzalo Robina.

El director general adjunto aseguró que actualmente se encuentran evaluando la viabilidad financiera de entre cinco y seis de sus inmuebles para cambiar su uso y con ello aprovechar mejor su ubicación.

“Hoy encima de mi escritorio tengo cinco o seis inmuebles que estamos haciendo los modelos financieros de la viabilidad de alguna reconversión, ahí ya no serían hospitales aunque todavía hay un tercero por ahí que podría ser hospital”, expuso durante una  conferencia.

Agregó que este proyecto quizá los lleve a desarrollar algo de vivienda y hacer adaptaciones para para alojar alguna institución educativa.

“Son reconversiones a vivienda y algo de centros educativos, lo estamos estudiando, no quisiera comprometerme, pero seguramente habrá algo que estemos haciendo en ese sentido de reconversión”, reiteró el director adjunto del fideicomiso de bienes raíces.

Hoy FUNO tiene en marcha dos proyectos para transformar edificios de oficinas en hospitales. 

En la Ciudad de México un corporativo ubicado en La Viga la están convirtiendo en hospital y la proyección es que las obras concluyan en el tercer o cuarto trimestre del año.

Otro edificio lo están adaptando para que sea un hospital, el cual está ubicado en Plaza Satélite, dentro de la Zona Metropolitana del Valle de México.

En dicho inmueble se contemplaba un centro comercial, una torre de oficinas y otra de departamentos, pero han cambiado el proyecto para hacer un hospital en lugar de oficinas. Se espera que quede terminado en un lapso de 18 a 24 meses.

“Estamos inquietos en ese sentido (para transformar inmuebles) y lo vamos a seguir estando”, comentó Gonzalo Robina quien consideró que el panorama del sector inmobiliario de México es más alentador en este año y los riesgos ya no son tan grandes como se percibían el año pasado cuando brotó la pandemia del coronavirus.

Sin embargo, dijo que están alertas por el contexto económico y político ante las elecciones del próximo 6 de junio.

“El ánimo que percibimos de los inquilinos, tenemos alrededor de 9,000 arrendatarios por eso somos un buen termómetro para lo que puede estar pasando y ya sentimos que el estado de ánimo de ellos es bastante positivo. Hoy el tráfico que hay en centros comerciales es exactamente igual al de hace un año, entonces eso es una muy buena señal de recuperación”, enfatizó el director general adjunto de FUNO.