El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes reconoció que las aerolíneas podrán hacer uso de este espacio en los próximos días.

4 No me gusta2

Las obras de ampliación en la Terminal Dos del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM) tuvieron una duración de siete meses y medio; actualmente tienen un 98% de avance. Se han invertido 497 millones de pesos y generaron más de 3 mil empleos. Ante esto, en unos días las aerolíneas mexicanas iniciarán operaciones en el área, informó Javier Jiménez Espriú, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Por su parte, Carlos Morán Moguel, subsecretario de Transporte, subrayó que la obra cuenta con Planta Baja, Nivel Principal y Mezzanine, y se ubica en la zona suroeste del AICM, atrás de las vías del Aerotrén, a la altura de la avenida Hangares. Asimismo, cuenta con siete nuevas posiciones de contacto y reducirá en 65% las operaciones de los aerocares, que se encargan de llevar y traer a los pasajeros desde y hacia el edificio terminal. Y se mejoraron 50 baños y se trabaja en 50 más.

Mientras que el ‘Dedo L’ beneficiará de manera directa, a 4.2 millones de pasajeros al año, ya que cuenta con 8 mil 760 metros cuadrados de construcción, sostenidos por 314 pilotes anclados a 30 metros de profundidad. Se mejorará la puntualidad en las salidas y llegadas; y las aerolíneas tendrán mayor disponibilidad de horas efectivas de vuelo. También se trabajó en áreas prioritarias para la seguridad de las operaciones aéreas, como el sistema de drenaje, las pistas y las calles de rodaje. Como la calle de rodaje Bravo, en la que se realizó una excavación de más de un kilómetro.

Y se atendió este año la Pista 5 Derecha 23 Izquierda, sobre la que despegan los aviones más pesados. Además, se modernizaron y ampliaron, con equipo de última generación, en un 50% los filtros de ingreso; se cambiaron plafones, pisos dañados y se rehabilitaron las subestaciones eléctricas que provocaban interrupciones en el servicio, dio a conocer la dependencia en un comunicado.

"Se respetó el precio original del contrato y algunos incrementos se debieron a trabajos realizados para cambiar los trazos en un kilómetro de fibra óptica y en un ducto de turbosina", se aseveró.