Para el año 2020 los factores tecnológicos que permitan la conectividad permanente y una mayor flexibilidad en la forma de trabajo, serán esenciales en los edificios corporativos en el país.

Para el año 2020 los factores tecnológicos que permitan la conectividad permanente y una mayor flexibilidad en la forma de trabajo, serán esenciales en los edificios corporativos en el país.

Así lo afirmó Amy Henderson, Vicepresidente Senior del área de oficinas de CBRE México, y agregó que los millennials han estableciendo nuevas formas de trabajo, con mayor flexibilidad, pero también impulsan a las empresas a estar abiertas al cambio, estableciendo que la labor sea más productiva en equipo, con base en objetivos.

“Definitivamente estamos inmersos en una serie de cambios en la forma de laborar en México, donde empresarios y arquitectos están colaborando para hacer espacios más abiertos, que cuenten con una serie de amenidades que permitan tener una vida más cercana al lugar de trabajo, incluso a distancias que permitan caminar, llegar en bicicleta y que tengan transporte público accesible”.

Destacó que los sismos de 2017 impulsaron el cambio a mejores espacios de trabajo de casas o edificios clase B a clase A e inclusive a edificios clase A +, ya que muchos empleados buscan seguridad en el edificio, no desplazarse grandes distancias y que al llegar a sus lugares de trabajo tengan servicios y esparcimiento en una misma área.

En particular, indicó que 2018 comenzó con una fuerte actividad en la comercialización de espacios corporativos, con un indicador construcción que se mantiene constante, como lo ha estado en los últimos tres años, superando los 1.6 millones de m².

 {socialbuttons}