Pese a que el impacto en el mercado de oficinas desocupó cerca del 30%, en contraparte, locaciones como Ciudad de México, Londres, París, Sidney y Manhattan iniciaron la recuperación.

1 No me gusta0

El regreso a las oficinas en América Latina  -total o parcial- es inevitable. El espacio laboral sigue siendo un elemento fundamental. Se espera que a corto plazo, se observará un regreso acelerado a los inmuebles corporativos, con la coexistencia de modelos mixtos como home office o coworkings.

Durante la realización de The Office Tenant week 2021, se analizó que en la región hay un sentimiento de optimismo y, gracias al avance de la vacunación, la expectativa es alta.

“Las compañías fomentarán la atracción y retención de talento y han aprovechado la coyuntura para mejorar el espacio, negociar mejores términos en muchos mercados y, en gran parte, la absorción bruta ha sido por el efecto del flight to quality. Ante el aumento de la disponibilidad, la mayoría de mercados presentó una disminución de los precios, por lo que los inquilinos que se habían localizado en edificios clase B o hasta C, miran con interés un mercado clase A, que ahora resulta más accesible”, señaló Nevardo Arguello, director ejecutivo de Servicios Corporativos Globales (GCS) de Newmark Latinoamérica.

Viene el rebote

En cuanto a la reactivación de los mercados como Europa, África Subsahariana, Asia, Latam y Estados Unidos, que el impacto en el mercado de oficinas desocupó cerca del 30%, en contraparte, locaciones como Ciudad de México, Londres, París, Sidney y Manhattan iniciaron la recuperación.

“La región más deprimida en 2020 fue América Latina, con decrecimiento del PIB del -7%, pero se anticipa un crecimiento de 4.6% para 2021 y 3.1% en 2022. La región enfrentaba diversos problemas sociopolíticos o económicos que se vieron potenciados por lo sanitario, pero la expectativa del rebote es muy clara con la vacunación. Las estrategias de Real Estate indican que habrá un mayor crecimiento en el número de operaciones para la segunda mitad de este año”, agregó.

En cuanto a los cambios en la forma de trabajar en espacios corporativos, vendrán cambios en la arquitectura, diseño de interiores y otros ajustes como:

1.- Tecnología. Habrá una mayor inversión en tecnología para optimizar la productividad. La pandemia aceleró la implementación y el uso de herramientas tecnológicas para comunicarse con la finalidad de operar de manera remota.

2.- Trabajo Remoto. Ahora, el trabajo remoto es posible y en un porcentaje no se ha registrado efecto negativo en la productividad. Los colaboradores valoran que la flexibilidad y el trabajo remoto ayudó a sobrellevar la pandemia. Además, un buen número de compañías ha introducido políticas de Work from home junto con requerimientos sobre dónde y cuándo trabajar, lo que ya es parte de su plan financiero, de trabajo y de cómo van a realinear sus portafolios.

3.- Workplace. Se plantean alternativas sobre cómo y dónde trabajar, lo que abre la posibilidad de que los espacios de oficinas se optimicen o reduzcan sus huellas inmobiliarias.

Esto considera el rediseño para espacios abiertos, colaborativos, donde la gente pueda interactuar, con más amenidades para no solo retener y atraer talento. Además, esto fomentará la interacción, el intercambio de ideas y poder mantener la cultura empresarial.

Cambios prepandemia y postpandemia

Otro ángulo, por su parte, Pablo Yrizar, Vicepresidente de CBRE México durante otro foro sobre el  tema de las oficinas, señaló que las grandes corporaciones trasnacionales y las pymes contemplan nuevos esquemas de flexibilidad para empleados y empleadores, con facilidades de horarios, desplazamiento y ubicación de centros de trabajo, así como un balance en la implementación del llamado “modelo híbrido” y “presencial”. “Ha habido otras crisis como las de 1995, 2008 y 2010 y salimos adelante; solamente tomará un poco más de tiempo”, destacó Yrizar.

El especialista de CBRE es optimista respecto a la naturaleza transitoria de la crisis, y consideró que no todos los cambios que se han implementado serán de carácter permanente, citando en específico al Home Office.

“Considero que la oficina post pandémica será muy parecida a la oficina prepandémica (…) habrá de implementarse mejoras que faciliten la interacción entre empleados y fomenten la productividad mediante amenidades y espacios destinados al esparcimiento.

“La oficina tendrá que ser un lugar no solamente para llegar y sentarse a trabajar, sino tener una interacción y comunicación física y visual entre los empleados para ser creativos, generar ideas, solucionar problemas”, finalizó.