Según un análisis del Tec de Monterrey, en la región hay 350 emprendimientos proptech que se encuentran en Brasil, México, Argentina y Chile, con 225, 55, 37 y 25 emprendimientos respectivamente, tan solo a 2020.

1 No me gusta0

América Latina históricamente, ha presentado los niveles de desarrollos menos óptimos a nivel mundial. El discurso político actual de los gobiernos populistas se centra en la etapa de la Conquista y el resentimiento con Europa.

Sin embargo, las nuevas generaciones ven más allá, debido a que la región latinoamericana es rica en creatividad y nuevas formas de emprendimiento económico que se abren paso aún ante los atrasos administrativos, políticos, económicos y sociales propios de la región.

Según el análisis “The State of PropTech in Mexico: Where Are We & Where Should We Go?” que elaboró VCRC Resarch Center y en el que participó el Tec de Monterrey, en la región de América Latina, aunque las proptech son todavía nuevas en la región, todavía se está en una etapa de comprensión de las necesidades y la creación de soluciones acordes.

De inicio, proptech es la abreviatura de Property Technology y es un término utilizado para describir nuevas empresas que emplean tecnología de última generación para ofrecer nuevos productos, servicios y negocios modelos para el mercado Real Estate.

En la etapa post pandemia, y con la digitalización acelerada, las oportunidades se presentan con potencial y crecen en este sector.

Según el estudio, los principales hubs de las proptech se encuentran en México, Brasil, Argentina y Chile. La firma Unissu ha identificado 350 emprendimientos de proptechs en estos países, con Brasil liderando la lista con 225 startups, mientras que México, Argentina y Chile le siuen con 55, 37 y 25 startups, respectivamente, con datos a 2020.

De ese universo de 350 startups, 53% se enfoca en Real Estate comercial y pocas opciones en el sector inmobiliario minorista. Está claro que una gran La oportunidad radica en la categoría de bienes raíces comerciales, sin embargo, solo el 3% de las startups son identificadas por los latinoamericanos.

Crecimiento previsible

Hasta 2019, la industria proptech en LATAM representó 7% de las transacciones realizadas y 9% de lo invertido por cantidad. En comparación, el sector fintech representó hasta el 31%, respectivamente.

De 2016 a la fecha, las inversiones en proptech latinoamericano totalizaron 759 millones de dólares, convirtiéndose en la octava industria que recibió la mayor inversión en la región, en tanto que las fintech fueron el segmento de la industria que recibió la mayor inversión de 2016 a la actualidad, con 5,341 millones de dólares invertidos.

La industria que recibió la menor inversión durante ese mismo período fueron las foodtech, con solo 132 millones de dólares.

Las 6 áreas de oportunidad

Las oportunidades para PropTech son aún mayores en LATAM países. Los mercados inmobiliarios están mucho menos consolidados que en los países desarrollados, lo que permite más formas de usos de tecnología para resolver problemas. Según un reporte de Investigación de Lustig, estos son los temas en bienes raíces con más desafíos notables en LATAM:

1.- Los agentes inmobiliarios o brókers no tienen derechos de exclusividad: Esto significa que muchos corredores pueden promocionar una misma lista de inmuebles. Los problemas que suele surgir de esto es que muchos competidores ofrecen el mismo listado pero a diferentes precios. La falta de exclusividad en los derechos también hace que las propiedades se sigan enumerando mucho después de que han sido vendidas.

2.- Muchos corredores de bienes raíces no tienen licencia ni certificación, lo cual, en muchos casos, conduce a fraudes o a hacer más complicados los procesos de compra y venta.

3.- Las personas siguen usando servicios notariales. Al comprar una propiedad en LATAM, las personas generalmente necesitan usan los servicios de notarios, en lugar de los fideicomisos, tal como se hace en los Estados Unidos, para cerrar un trato.

Sin embargo, en América Latina, el servicio de los notarios suelen ser caros, requieren mucho papeleo y mucho tiempo para procesar una transacción. La parte onerosa es lo que normalmente limita a muchas personas a comprar o vender propiedades.

4.- En la región hay muy pocos Servicios de Listado Múltiple (MLS, por sus siglas en inglés): La mayoría de ellos se encuentran solo en ciudades turísticas, donde los extranjeros suelen vivir. Dado que no hay suficientes MLS, falta un lugar para buscar una propiedad con información sobre ella, su precio, y un estatus legal confiable.

Esta falta de MLS junto a la falta de regulación para los títulos de propiedad, por lo general terminan en muchas estafas y problemas relacionados con propiedades robadas.

5.- Las tasas hipotecarias extremadamente son altas. Esto es un problema endémico en América Latina: Según Lustig, en Perú, 60% de las personas no califican para poseer una hipoteca. El caso es similar para México, Brasil y Colombia. En general, en LATAM solo el 20% de las personas con mayores ingresos califican para tener una hipoteca. Para la base piramidal de la población, los pagos también son muy elevados en toda la región, lo que disuade a las personas de invertir en bienes raíces.

En Estados Unidos, las personas pueden adquirir una propiedad con un pago inicial del 5 al 10%; sin embargo a través de pagos similares, en América Latina los costos de incrementan del 20 al 50%, lo que los hace verdaderamente inalcanzables.

6.- Procesos complicados relacionados con venta de bienes raíces para extranjeros: Ya sea que busquen comprar o alquilar bienes inmuebles inmobiliario en la región de Latam, el proceso tiende a ser aún más complicado, ya que generalmente se requieren muchos documentos que en muchos casos no se poseen, tales como comprobante de impuestos, comprobantes de empleo formal, o una fianza local.

Lo mismo sucede para obtener una hipoteca y abrir una cuenta de banco en un país de Latam; de igual manera, los complicados trámites legales en los que, en muchos casos, ni siquiera los propietarios comprenden.

Si bien estos desafíos hacen que sea difícil conseguir un buen trato, existen a diferentes niveles en cada país latinoamericano. Por ejemplo, Colombia y Chile tienen una inmobiliaria nacional el registro y los problemas de propiedades robadas solo se presentan más a gran en Brasil, Bolivia y Argentina.

En general, la necesidad de una información abundante, centralizada y confiable hace que el proceso de compra, venta y alquiler de bienes raíces se llene de fricciones.

Un botón de muestra

Un ejemplo de lo anterior es, Kocomo, una proptech emergente en etapa de presemilla respaldada por inversionistas de Estados Unidos, Europa y Latinoamérica, la cual logró la recaudación de 56 millones de dólares en deuda y capital para acometer la copropiedad transfronteriza de propiedades vacacionales Real Estate.

Su visión: que la propiedad de viviendas vacacionales sea una realidad alcanzable para más personas de todo el mundo.

“De la misma manera en que Netjets utiliza la propiedad compartida para crear una solución más rentable para que las personas disfruten de los beneficios de los viajes aéreos privados, aplicamos un modelo de copropiedad para crear una manera más inteligente para que las personas puedan poseer y disfrutar viviendas vacacionales de lujo en todo el mundo”, destacó Martin Schrimpff, cofundador y director ejecutivo de Kocomo.

El financiamiento fue liderado por AllVP y Vine Ventures, con Picus Capital, Fontes – QED, FJ Labs, Clocktower Technology Ventures y JAWS (la oficina familiar del presidente de Starwood Capital Group, Barry Sternlicht), y en deuda, por Architect Capital.

Al empoderamiento de la proptech acudieron las empresas unicornio más destacadas de Latinoamérica, como Mate y Florian de Loft, Oskar Hjertonsson de Cornershop, Carlos García de Kavak y Sergio Furio, de Creditas.

La proptech permite a las personas poseer una propiedad vacacional de lujo en el extranjero a través de la copropiedad y gestión de propiedades de clase, iniciando el modelo en México.

Su objetivo es crear un mercado transparente para comprar, poseer y vender intereses de copropiedad en viviendas de lujo, que además de beneficiarse de la posible apreciación del hogar y los ingresos de alquiler, los copropietarios también experimentan vacaciones sin estrés, ya que la proptech administra la propiedad de lujo como los otros copropietarios verificados. Y sí: van por el numeral 6, que es la atención al mercado de los bienes raíces para extranjeros.