Nasdaq predice que 95% de las compras, a 2040,  se realizarán a través del e-commerce en 2040, por lo que vienen nuevas oportunidades y desafíos.

0 No me gusta0

Junto con el sector corporativo y el turístico, que han sido tres de los sectores más afectados por la pandemia, ahora los retos de la industria del retail para los próximos años cambian aceleradamente.  

Primero, el e-commerce en esta estapa creció exponencialmente en 2020, como lo muestra el último informe de ganancias de Walmart al segundo trimestre de 2021 (2T21), donde detalla que sus ventas en el canal digital crecieron 103%.

En contraparte, ante el desconfinamiento, el e-commerce sigue creciendo, lo que prueba que muchos no compraban online por temor o desconfianza, algo que la pandemia eliminó por completo.

Según un informe de Backslash, una unidad de investigación de TBWA – The Disruption Company, luego de explicar que Nasdaq predice que el 95% de las compras se realizará a través del comercio electrónico en 2040, afirma que vienen nuevas oportunidades y desafíos que las marcas pueden aprovechar para crecer en sus canales online.

El análisis puntualiza cuatro desafíos o retos  clave:

  1. De manera creciente, a los clientes les interesan el cambio climático y los problemas del medio ambiente, por lo que exigen transparencia en las cadenas de suministros.
  2. El nacimiento de marcas Direct-to-Consumer (D2C) –de comercialización directa a los consumidores finales por medio de canales on-line como las redes sociales– está haciendo que los consumidores no vayan a las grandes superficies, shoppings o centros comerciales.
  3. El aumento inédito de plataformas de compra está complicando cada vez más las relaciones entre las marcas y los consumidores.
  4. La fuerte demanda de artículos por medio de ventas online obliga a los retailers a transformarse digitalmente.

La investigación también alude a otro análisis de Astound Commerce que calcula un aumento del 25% del e-commerce en España para 2021, pero que, al mismo tiempo, dice que 70% de los consumidores siguen prefiriendo comprar en tiendas físicas.

Finalmente, TBWA agrega qeu comienza una “nueva era del comercio minorista” que necesita de “espacios físicos que sirvan para algo más que para comprar”

Lo anterior, debido a que “las tiendas del futuro revitalizarán las ciudades, impulsarán las comunidades locales y fomentarán la circularidad” y “el modelo de consumo rápido tiene los días contados en este nuevo contexto”.

Con información de Merca2.0