|  

La debilidad de la inversión pública-privada y los altos costos en las materias primas, contuvieron su recuperación, que venía de una tendencia adversa desde antes del covid.

13 No me gusta0

 

La industria de la construcción presentó en 2021 un repunte de 7.2%, por lo que logró una recuperación marginal respecto a la caída de 2020, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Considerando el desempeño anual del sector, este es el primer crecimiento luego de dos años consecutivos en que el Producto Interno Bruto (PIB) del sector se contrajo  -5.2% en 2019 y -17.2% en 2020.

Considerando las cifras desestacionalizadas, el nivel de producción del sector se ubica -7.38% por debajo del nivel de febrero de 2020, antes de iniciar la pandemia, pero como se puede apreciar en la gráfica anexa, todavía está más lejos respecto a los niveles observados en 2018.

En diciembre de 2021 presentó un repunte de 0.8% respecto a noviembre, luego de tres meses consecutivos de contracciones, mientras que en cifras originales observó un repunte de 2.8% respecto al mismo mes de un año previo.

La debilidad de la inversión en construcción, que de enero a noviembre de 2021 acumuló un crecimiento de 5.8% anual, luego de haber caído -17.4% en 2020, explican el pobre repunte del sector la producción del sector.

 

De acuerdo con el INEGI, la edificación repuntó 6.0% en 2021, pero quedó muy lejos de la caída de -16.6% del 2020; la  construcción de obras de ingeniería civil venía de un ajuste de -25.3 en el primer año de la pandemia y solo logró avanzar 4.1% en todo 2021: los trabajos especializados del sector fueron los más dinámicos, con un repunte de 16.3% recuperando la totalidad de caída de -11.0%  de un año previo.

Edificación y obras de ingeniería siguen rezagadas.

 

Un análisis de Banorte hace referencia a que “los líderes de la CMIC, ADI y la CANADEVI han dicho que 2022 aún será un año retador ante varios problemas para retomar algunos proyectos. Entre ellos, destacan: (1) La necesidad de recuperar los niveles de demanda en oficinas, centros comerciales y el sector residencial, que continúan afectados por la pandemia; (2) mayores costos en materias primas como el acero, cemento y acabados, con aumentos que van del 30% y hasta el 50% en promedio; y (3) la importancia de que aumente la participación del sector privado en los proyectos del sector público.