En los dos primeros meses del 2021 moderó su ritmo de contracción, pero se prevé una recuperación lenta.

3 No me gusta0

La industria de la construcción sigue extendiendo su ciclo recesivo al presentar en febrero de 2021 una contracción a tasa anual de -4.4% y acumular en el primer bimestre un retroceso de -7.3% respecto al mismo periodo del año pasado, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Luego de presentar una contracción de -17.2% en 2020, la industria de la construcción inició el 2021 con un crecimiento mensual de 1.5% en enero y de 2.5% en febrero.

Sin embargo, en términos anuales sigue reportando tasas de crecimiento negativas, aunque parece moderar la caída. En el periodo enero-febrero de 2020 se contraía a un ritmo anual de -8.8% y en el mismo periodo de 2021 en -7.3 por ciento.

Debido a que durante el segundo trimestre del año pasado se experimentó una contracción de -34.0% a tasa anual, explicado por el confinamiento que se aplicó ante el inicio de la pandemia y a que el sector no fue considerado una actividad esencial, por la baja comparación estadística se revertirá la tendencia negativa, principalmente en abril y mayo.

El más reciente informe “Situación Inmobiliaria México” de BBVA  afirmó que estamos ante la crisis más larga de la construcción, pero ya tocó fondo, aunque no se vislumbra una recuperación en el corto plazo, es decir, su recuperación tardará.

“Además de la contingencia sanitaria, la evidente falta de rumbo de la política pública apunta a que podríamos estar inmersos en la crisis del sector más duradera”.

En este mismo tono, analistas de BX+ opinaron que “en la construcción, la recuperación será a menor ritmo, por su exposición a la dinámica local, en especial, a la inversión. El gasto en construcción privado puede rezagarse en un entorno de incertidumbre (elección junio, política energética), bajo apoyo fiscal y débil consumo interno, aunque las bajas tasas de interés y la recuperación esperada en otros sectores (manufactura), son elementos positivos. Prevemos que el gasto público siga enfocado en obras insignia”.

Por su parte, analistas de Banorte afirman que “en la construcción, los indicadores agregados de tendencia y la confianza empresarial del sector en marzo continúan mejorando de manera gradual”. Agregaron que “del lado más positivo, los últimos datos sugieren que podría haber un mayor impulso del gasto antes de las elecciones –incluso a pesar de algunas restricciones presupuestales–, situación que estaremos monitoreando en los próximos meses”.