Ambas empresas mexicanas, que tienen operaciones en Estados Unidos, consideran que repuntará la demanda de cemento hasta el 2023, en caso de aprobarse el programa. 

5 No me gusta4

Cemex y GCC (antes Grupo Cementos de Chihuahua) son las compañías mexicanas que saldrán beneficiadas con el plan de infraestructura impulsado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el cual implicará inversiones por 2.25 billones de dólares que se destinarán en los próximos ocho años.

La empresa regia Cementos Mexicanos (Cemex) estima que el impacto por el plan de infraestructura de Estados Unidos se verá reflejado a partir del 2023, debido a una esperada mayor demanda de cemento por los proyectos que se estarán ejecutando.

Por su parte, el director general de GCC dijo, previo al anuncio difundido el pasado miércoles 31 de marzo, que el paquete de infraestructura promovido en Estados Unidos es significativo, sin embargo, su efecto principal por la demanda de cemento se materializará hasta mediados o finales del 2022. 

Para la cementera, con sede en el estado mexicano de Chihuahua, el sector de infraestructura es una división relevante porque representa más del 50% del volumen total de ventas de cemento registrada en los Estados Unidos. 

El nuevo plan de infraestructura, que se espera pueda ser aprobado el próximo mes de julio, considera inversiones por 620,000 millones de dólares en infraestructura del transporte, como puentes, carreteras y desarrollo de vehículos eléctricos.

Mientras que en vivienda la inversión será de alrededor de 213,000 millones de dólares; en manufactura se canalizarán más de 300,000 millones de dólares.

“Destacamos que el plan de infraestructura del presidente Joe Biden representa un catalizador y se prevé un impulso significativo mayormente en el 2022 por los procesos de aprobación e inicio de obras de construcción, en caso de que se materialice”, dijo Giovanni Bisogno, analista en Invex Casa de Bolsa 

Ambas empresas cementeras tienen operaciones en Estados Unidos, siendo este uno de sus principales mercados. 

En el caso de Cementos Mexicanos, que tiene su sede en Monterrey, Nuevo León, el flujo operativo generado en dicho mercado representa un 30% y el de GCC representa el 76 por ciento.

Ramón Ortiz, analista de Actinver Casa de Bolsa, coincide en que el plan de infraestructura será positivo para las dos cementeras y un catalizador favorable para el precio de sus acciones que cotizan en la Bolsa de valores de México.

Incluso Cemex y GCC encabezan las ganancias en el índice bursátil S&P/BMV IPC en lo que va del año. El precio de las acciones de la regiomontana Cemex registra un aumento de más de 40% y GCC acumula un beneficio para sus accionistas superior al 18.0% en este 2021.