En un entorno tan incierto, es un reto plantear esquemas de análisis para anticipar las tendencias. 

El tiempo permite la creación de grandes ciudades, las cuales a través de distintas épocas se van transformando, modernizando, revitalizando, se vuelven eficientes o bien, se convierten en un caos. 

Si algo hemos vivido desde marzo a la fecha es precisamente un escenario incierto, pero nos debe quedar claro que esto no es el fin, que además de los desafíos inmediatos también existen oportunidades.

El desarrollo residencial único e irrepetible, un bosque dentro de la ciudad.

Con la Constitución de la Ciudad de México se abrió una nueva oportunidad para que los sectores académicos, culturales, sociales y económicos se involucren en la planeación de la ciudad, con el objetivo de resolver de fondo los problemas que la falta de una visión integral del desarrollo urbano ha causado a la capital del país.