EN PORTADA
Infraestructura esfuerzo insuficiente - Real Estate Market & Lifestyle

{intro}

Por Real Estate Market & Lifestyle

 
El talón de Aquiles de la infraestructura - Judith Santiago

{intro}

Por Judith Santiago

 
 
Sector carretero con inversión histórica - Eunice Martínez

{intro}

Por Eunice Martínez

 
 
 
El sector aeroportuario alza el vuelo - Matiana Flores

{intro}

Por Matiana Flores

 
Puertos: modernización y mayor capacidad - Eunice Martínez

{intro}

Por Eunice Martínez

 
En busca de la movilidad urbana - Darlene Romero

{intro}

Por Darlene Romero

 
Logística e instalaciones, claves para sector  - Verónica Orendain

{intro}

Por Verónica Orendain

 
Mercado de valores - Judith Santiago

{intro}

Por Judith Santiago

 
Grandes obras - Darlene Romero

{intro}

Por Darlene Romero

 
REPORTAJE ESPECIAL
Miyana - Miyana

{intro}

Por Miyana

 
INTERNACIONAL
 
ENFOQUE
 
Nuevo aeropuerto es autofinanciable - Federico Patiño Márquez

{intro}

Por Federico Patiño Márquez

 
Retos y oportunidades de la energía en México - Verónica Orendain

{intro}

Por Verónica Orendain

 
Necesario un órgano de planeación - Fernando Gutiérrez

{intro}

Por Fernando Gutiérrez

 
Puertos, el futuro del desarrollo sustentable - Héctor López Gutiérrez

{intro}

Por Héctor López Gutiérrez

 
Transformaciones que requiere la Ciudad de México - Felipe de Jesús Gutiérrez

{intro}

Por Felipe de Jesús Gutiérrez

 
En salud, el futuro ya nos alcanzó - Alejandro Rebolledo

{intro}

Por Alejandro Rebolledo

 
Crece relevancia de la inversión privada - Sergio Hidalgo

{intro}

Por Sergio Hidalgo

 
Servicios turísticos sustentables y de calidad - Agustín Sarasola

{intro}

Por Agustín Sarasola

 
Edificación industrial de clase mundial - Sergio Chufani

{intro}

Por Sergio Chufani

 
 
CENTROS COMERCIALES
Centros comerciales - Ricardo Vázquez

{intro}

Por Ricardo Vázquez

 

 

Editorial

El reporte anual The Global Competitiveness Report 2016-2017 elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), ubicó a la economía mexicana en la posición 51 de entre 138 países en competitividad; si solo consideramos infraestructura somos el número 57, pero si ponemos la lente en la calidad de este sector el país cae a la posición 69.

Entre las principales problemáticas que enfrenta el desarrollo de este sector, de importancia medular para la economía, destacan la ausencia de planeación a largo plazo –un punto de coincidencia de nuestros expertos de la sección Enfoque–, un bajo nivel de inversión público-privada, la necesidad de mayor inversión de la iniciativa privada, la falta de un portafolio de proyectos, y la insuficiencia de tiempo del que se dispone para cumplir, casi siempre de manera apresurada, metas sexenales. No hay planeación de obras a largo plazo. El NAICM podría entrar en ese concepto pero en realidad ese tipo de obras son la excepción.

Así mismo, destaca la tendencia a concentrar los recursos en determinados sectores y zonas geográficas, y con ello se desperdician las riquezas naturales del país y el gran potencial que tiene para convertirse en el hub logístico de clase mundial, el cuál planteó EPN al inicio de su sexenio para generar las condiciones adecuadas para un desarrollo regional más equilibrado.

No existen estudios en los que se plantee qué país queremos y lo que necesitamos, en términos de infraestructura para lograrlo. En el Plan Nacional de Infraestructura (PNI) 2007-2012, se priorizaron los proyectos ligados a la generación de energía y carreteras. En el PNI 2014-2018 la energía continúa en el centro y geográficamente sigue enfocado en el desarrollo de la infraestructura del centro y norte del país.

Cierto, los recursos públicos no alcanzan para desarrollar todos los proyectos cardinales que el país requiere para potencializar su crecimiento económico, por lo que es necesario seguir trabajando en nuevas opciones de financiamiento que den mayor juego a la inversión privada en la construcción de infraestructura. Esto, en aras de sacar a México del rezago que, hoy por hoy, sufre en materia de competitividad, desarrollo y crecimiento económico.

Los resultados que se observan en materia de inversión en los cuatro años de Gobierno actual son incluso mejores al compararlos a lo que se registró en el mismo periodo de la administración federal anterior. Sin embargo, respecto al PNI estamos muy por debajo de lo proyectado y será imposible alcanzar las metas.

Es decir, los esfuerzos han sido buenos pero los resultados son insuficientes.