El Colegio de Ingenieros Civiles de México impulsa la creación de un Órgano de Planificación de Infraestructura a nivel nacional, con base en el que ya tuvimos en el pasado,  cuando existía una Secretaría de Programación y Presupuesto, la cual permitía que los recursos se utilizaran de la mejor manera para beneficio de la sociedad.

Para ello analizamos 10 países en los que buscamos de quién dependen esos órganos de planeación, quién debe coordinarlos, quiénes participan; porque no sólo debe incluir gente del gobierno, también lo tiene que hacer la academia, la investigación, la sociedad civil organizada –las cámaras, los colegios-; la gente que de alguna manera tiene intereses económicos y no económicos pero,  sobre todo,  intereses en materia de crecimiento.

 

Fernando Gutiérrez
Presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México,  AC. Fernando Gutiérrez Presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México, AC.

 

Evaluamos de quién dependen las decisiones, quiénes conforman el Órgano: si depende del Ejecutivo, del Congreso, de un Parlamento o de una Secretaría como un Ministerio de Finanzas; y en base a eso, a cuantos años tenemos que planear.

Muchos países diseñan su infraestructura a 15-20 años pero tienen actualizaciones cada cinco; entonces todos los años están viendo que cambios tienen porque la economía externa no depende de ellos. Puede haber ajustes al presupuesto, al plan mismo, pero no se puede perder de vista cuál es el horizonte y el sentido que tiene el planear de la infraestructura en un país.

 

La infraestructura debe planearse a largo plazo.

 

Por ello creo que primero debemos decidir a dónde queremos llegar,  para después armar la estrategia que nos lleve a ese punto. Debemos pensar qué país queremos hacia 2040-2050, dependiendo de nuestro horizonte; quizá nuestro horizonte es más a corto plazo pero definitivamente debemos definirlo.

Bajo esos criterios tener un Programa Nacional de Infraestructura (PNI) es bueno para todos porque existe una idea, una orientación. Hay que seguirlo de alguna manera, tener un plan para desarrollar al país y comunicar el norte con el sur, el este con el oeste, los océanos  -en nuestro caso el Golfo con el Pacífico-,  pero si no tienes los proyectos hechos,  el programa se vuelve solo buenas intenciones, en las que tarde o temprano te encontrarás obstáculos no solo físicos y geográficos, sino también sociales y económicos que de alguna manera te impedirán continuar con ésto.

Las ideas son muy buenas pero cuando las politizamos o cuando no las hacemos con la planificación adecuada, simplemente no saldrán.

De los 7 billones de pesos (bdp) de inversión que proyectó el PNI, dos terceras partes eran de proyectos públicos. Llevamos muy poco aplicado debido al reajuste de los presupuestos y por no tener proyectos definidos, concluyendo en la relevancia de contar con una cartera de proyectos como parte de la planeación a largo plazo.

Cuando se tiene una cartera de proyectos -algunos con los estudios y análisis correspondiente-, de alguna manera se logra cumplir con el objetivo para el cual fue diseñado; eso te permite poder avanzar y hacerlo de una mejor manera desde el punto de vista de eficiencia sobre los recursos de los que dispones.

Sin embargo, cuando no tienes los proyectos hechos y decides realizar alguno, muchas veces te encontrarás con intangibles al momento de desarrollar la obra, donde tendrás que hacerle cambios que significan costos, tiempo e incluso puede, si te vas a los términos políticos, sacrificar tres elementos fundamentales: calidad, tiempo y costo, todo ello en perjuicio de los que iban a ser usuarios o beneficiarios de esa infraestructura.

Como Colegio, queremos ofrecer una metodología para planear o mantener actualizada el sistema de planeación de infraestructura,  eso es lo que estamos buscando. ¿Qué podemos ofrecer a las autoridades? Una metodología que, independientemente del partido que esté gobernando, sepan ellos qué significa el planear; encontrar cuál es tu objetivo principal; cuándo y qué requieres para lograrlo; qué proyectos podrían apuntalarlo; cuáles son los obstáculos con lo que te enfrentarás.

Necesitamos continuidad. Hacer institucional este tipo de elementos: Órganos, Colegios, etcétera  para que, justamente, lo que se está proponiendo en materia de infraestructura no dependa de un interés particular o político, cortado a un plazo administrativo de un periodo que alguien tenga que cubrir.

 

Hay que ofrecer a las autoridades una metodología para planear.

 

Yo  creo que los esfuerzos que ha hecho el Gobierno son aislados y no se han coordinado de manera correcta en beneficio de la sociedad. Hoy tenemos que hacer cambios a la Constitución; hoy la constitución te prevé que puedes planear hasta donde tu administración y tiempo te permita estar ahí. Si tú vas a cambiar en tres años, no podrías planear más allá de tres años,  entonces planeo y cuando lo tengo se lanza pero el que sigue ya ni siquiera lo ejecuta; entonces gastamos dinero en desarrollar algo que tal vez no va a hacer.

 


Texto:Fernando Gutiérrez

Foto: Colegio de Ingenieros Civiles de México, AC.