|  

Entre las medidas está la homologación de las vacunas contra el Covid-19, proceso necesario para obtener el Pase de Movilidad Temporal.

6 No me gusta0

A fin de impulsar la industria del turismo en Chile y de todos sus sectores, las autoridades del país reducen las medidas sanitarias para el turismo internacional.

Entre las principales medidas está la homologación de las vacunas contra el Covid-19 en dos días, un proceso que tardaba diez días y que es necesario para obtener el Pase de Movilidad Temporal, que dura 96 horas y es renovable.

Ahora, se otorga el pase de inmediato a los mayores de edad y se aceptan los esquemas de vacunación del país de origen, de acuerdo con una publicación de periodicoviaje.com.

 

Aunque la homologación no es obligatoria para ingresar a Chile, sí lo es para tener pase de movilidad, que permite el uso del transporte público, los hoteles y los restaurantes.

 

En otra publicación, el portal Viajes mencionó que los sectores beneficiados de inmediato serán el turismo de negocios en la capital y en Aysén y Magallanes, o del turismo recreativo.

Lo anterior, porque estos territorios reciben a visitantes que planean sus viajes con poco tiempo y no pueden arribar si hay demora en la homologación.

Pese a estas medidas, la industria turística chilena tardará en tomar su rumbo; se prevé que en 2022  ingresen cerca de 1.2 millones de viajeros internacionales al país, apenas un 25% del nivel prepandemia.

 

 

Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta de Fedetur, mencionó que debido a que todavía existen muchos requisitos para viajar a Chile, el turismo en el país agoniza, sobre todo porque se pierde conectividad aérea.

Nos parece que dentro de lo engorroso que es el proceso de homologación, esto es sin duda un avance. Una manera de buscar facilitar el proceso. Sin embargo, la verdadera reactivación del turismo va a ocurrir cuando no exista dicha homologación”.

Por su parte, Máximo Picallo, presidente de la Achiga, mencionó a duna.cl que no pueden perder otra temporada más de nieve, sobre todo por los turistas brasileros que llegan tradicionalmente a Chile en invierno.