Especialistas señalan que el término ‘ciudades inteligentes’ ya es obsoleto; ya que ahora los habitantes pasan a ser el centro de acción.

Un académico de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (ETH por sus siglas en alemán) afirma que las ciudades inteligentes o Smart Cities son un término del pasado, por lo que hay que dar paso a las ciudades ‘receptivas’ (o Responsive Cities en inglés). El profesor Gerhard Schmitt defiende la tesis que pone al ciudadano en el centro de la acción y no de la “observación”, con lo que las personas pasan a tomar un rol activo, contribuyendo en el diseño de sus municipios y participando en la toma de decisiones.

“La ciudad ‘receptiva’ es una evolución de la ciudad inteligente, con una diferencia fundamental: los ciudadanos pasan de estar en el centro de la observación a convertirse en el centro de la acción”, destaca Schmitt "El concepto radica en desarrollar 'una ciudad hecha de y para sus ciudadanos' en su planificación y diseño como en la gestión de la misma a través del uso de la tecnología inteligente".

[También te puede interesar: Brooklyn busca soluciones de movilidad urbana en Big Data]

Si las primeras ciudades inteligentes se impulsaron desde la tecnología, a partir de las grandes cantidades de datos recopilados con sensores y el desarrollo de tecnologías como Internet de las Cosas (IoT) y el alto grado de penetración de los smartphones, los ciudadanos de la llamada ‘ciudad receptiva’ toman la iniciativa de generar y compartir datos, informar de incidentes y presentar sugerencias.

Argumentó que ciudades como Zúrich, Viena, Copenhague y Barcelona ya son modelos a seguir en la adopción de este enfoque “receptivo”, afirma el especialista del ETH. “Usamos la herramienta de visualización ‘Singapore Views’ desarrollada en el centro para comunicar el alcance de las islas que producen el calor urbano y la urgencia de la acción para combatirlas. Y las herramientas de planificación son fáciles de usar, como el “Kit de análisis rápido urbano” desarrollado en la Cátedra de Arquitectura de la Información, lo que permite modelar y presentar visualmente sus ideas de diseño a sus conciudadanos y planificadores urbanos.

[También te puede interesar: Viena, líder en Smart Cities; Asia avanza en estrategias de desarrollo]

No es difícil imaginar cómo los ciudadanos —sin el tinte de intereses o restricciones políticas o comerciales— pueden encontrar soluciones diferentes de especialistas y generar ideas listas para usar, o incluso ideas "disruptivas" para provocar un cambio de paradigma”, destaca.
Actualmente una búsqueda en Google para el término "ciudades inteligentes" arroja 600 millones de resultados; una búsqueda de “ciudades receptivas”, menos de 60 millones. Así que se necesita hacer mucho más. Pero hay esperanza, ya que más de 120 milpersonas de todo el mundo se han inscrito en nuestros cursos en línea (MOOC) sobre Ciudades Futuras y Ciudades Receptivas, lo que demuestra su gran interés, finaliza.

[También te puede interesar: Países Bajos busca desarrollar el barrio más inteligente del mundo]