Buscan mapear las zonas de riesgo con información digital proporcionada por sus habitantes.

Tres nuevas empresas abordan los problemas urbanos apremiantes en Brooklyn. A través del programa Circular Bay, se buscarán soluciones a retos en congestión de tráfico y seguridad para uno de los barrios más emblemáticos de Estados Unidos. A las nuevas investigaciones, que llevan un año, se suma un despliegue de tecnología que ha permitido proponer nuevas ideas y soluciones para enfrentar los desafíos urbanos más apremiantes en el centro de Brooklyn, Nueva York.

El panel permite que investigadores, público y gobierno hagan un mapa y vean la actividad peatonal en el centro de Brooklyn, así como los flujos de tránsito en el Centro Comercial Fulton Street a diferentes momentos del día. El trabajo involucra a las empresas Carmera, Citiesense y Numina; las cuales, colaboran junto con la Corporación de Desarrollo Económico de la Ciudad de Nueva York, City Ventures, Downtown Brooklyn Partnership y académicos de la Universidad de Columbia, GovLab de NYU y Cornell Tech. Entre los puntos más relevantes de esta colaboración, destacaron:

  • Los sensores del Internet de las Cosas (IoT) de Numina mapean cómo los flujos de peatones en el centro de Brooklyn se ven afectados por los sitios en construcción, y cómo el comportamiento de los camiones de descarga puede causar proximidades inseguras entre bicicletas, peatones y vehículos. También detectaron que 84% del tráfico de automóviles que ingresaba a Fulton Street para autobuses provenían de la avenida Flatbush, en lugar de las calles laterales.
  • Por su parte, el software de densidad de visión artificial de Carmera generó altas densidades de peatones cuadra por cuadra, haciendo un mapa de densidad peatonal del área para su investigación y análisis.
  • Citiesense, por su parte, reúne conjuntos de datos públicos y privados por primera vez con el fin de proporcionar nuevas perspectivas de vecindad relacionadas con movilidad, desarrollo y resiliencia.

“Con estos datos, el centro de Brooklyn se ha transformado en un próspero laboratorio viviente gracias a las nuevas empresas tecnológicas de smart city que forman parte del programa Circular City. Gracias a esta asociación, ahora tenemos acceso a la información que nos permite ofrecer soluciones inteligentes para los problemas operativos que mejoren la calidad de vida del centro", destacó Regina Myer, presidenta de Downtown Brooklyn Partnership.

Con información de smartcitiesworld.