Junto con empresarios, la alcaldía Azcapotzalco busca administrar los recursos destinados a la recuperación de una de las zonas industriales más importantes de la CDMX.

179 No me gusta6

El Fideicomiso entre empresarios y la alcaldía Azcapotzalco tiene el objetivo de garantizar, vigilar y administrar el buen manejo de los recursos que empresas y gobierno destinen a la recuperación de la zona industrial formando parte del proyecto Vallejo-i, validando así la cooperación entre los sectores público y el privado. El Comité Técnico será el principal órgano de decisión, conformado en su mayoría por empresarios, expertos en los sectores académico científico y tecnológico y, contará con la presencia de autoridades de dicha Alcaldía y la Ciudad de México.

Este fideicomiso trabajará en coordinación con el Consejo Consultivo del proyecto (Valle-i), asimismo, para garantizar la calidad de los proyectos y su correcta ejecución, el Comité se auxiliará de dos comisiones, la de Análisis de Viabilidad y la de Contratación Seguimiento, además se buscará que el fideicomiso, adquiera el carácter de Donataria Autorizada de manera que más empresas se interesen en hacer aportaciones. Una vez protocolizado ante notario público el fideicomiso podrá comenzar a captar recursos para la mejora directa de la Zona Industrial.

El proyecto Vallejo-i servirá como vehículo de captación, inversión y administración de recursos privados para la construcción, desarrollo, mantenimiento y remodelación de infraestructura y equipamiento urbanos, proyectos de innovación tecnológica y, en general, para proyectos que faciliten, promuevan y garanticen la infraestructura de servicios públicos de calidad para el desarrollo industrial, de innovación tecnológica y comercial de la Zona Industrial de Vallejo.

En este mismo contexto cabe resaltar que también el gobierno capitalino reactivó el proyecto de rescate para la renovación urbana de Tacubaya en la alcaldía Miguel Hidalgo con un fideicomiso, administrado por el Sistema de Actuación por Cooperación de Tacubaya (SAC), que contaba hasta el 30 junio, con más de 33 millones de pesos.