|  

El director general del fideicomiso sostiene que los inversionistas están listos y convencidos de que el sector financiero es clave en la transición hacia una economía baja en carbono.

4 No me gusta0

 

“La urgencia de reducir los gases de efecto invernadero a escala mundial, que son los causantes del cambio climático, es lo que motivó la creación de Fibra Eco”, aseguró Irving Vázquez, director general del fideicomiso de inversión en bienes raíces que prepara su debut en la Bolsa Institucional de Valores (Biva).

Fibra Eco es la primera Fibra verde en México que operará como un vehículo de impacto, ya que con su salida al mercado de capitales buscará comprar edificios para enverdecerlos, es decir, intervenirlos a través de inversiones para mejorar su operación y lograr eficiencias en el uso de agua, energía y en la huella de carbono de los materiales.

Irving Vázquez, que ha impulsado iniciativas con enfoque ambiental, social y de gobierno corporativo (ASG), explicó que el sector inmobiliario, al ser uno de los más contaminantes, se vuelve un foco clave para ayudar a mitigar el cambio climático.

 

 “El sector inmobiliario contribuye con el 40% de los gases de efecto invernadero, es el sector que más contamina y si se ataca al sector que más contamina con una estrategia de impacto tienes una estrategia totalmente escalable, esto ya se hace en países desarrollados y queremos traerlo a México, metiendo tecnología en los edificios”, aseguró el director general de Fibra Eco.

 

Durante su participación en 'Espacio BIVA ASG', destacó que los inversionistas están listos y convencidos de que el sector financiero es clave en la transición hacia una economía baja en carbono.

 

 

En este sentido, aseguró que lo que distingue a Fibra Eco de otros fideicomisos inmobiliarios que ya operan en el país es su visión y determinación para lograr un sector menos intensivo en el uso de recursos, más allá de un incentivo económico.

 

“Hemos visto que otras fibras han empezado a certificar sus inmuebles porque tiene un sentido económico. Se dieron cuenta que podían financiarse a tasas más bajas y eso crea un incentivo económico para hacer edificios más verdes”.

 

“Además de eso, nosotros tenemos una determinación: ¿cómo le hacemos para lograr tener activos cero emisiones, que su operación genere más energía eficiente y renovable de lo que consume?”.

Subrayó que la renovación de los edificios para hacerlos más eficientes no se hace todavía en México, aunque se construye verde, pero aplica en edificios nuevos.

“Nosotros estamos enfocados en todos esos edificios que tienen que enverdecerse para hacerlos más eficientes, ya que a diferencia de la flota de autos que cada 20 años se renueva, los edificios están aquí por 50 u 80 años”, señaló Vázquez.

 

Fibra Eco continúa afinando los detalles para llevar a cabo su oferta pública inicial en la Biva, mediante la cual planea recaudar entre 180 y 200 millones de dólares.