A través de 11 puntos, te mostramos los cambios que desea la 4T para privatizar la energía eléctrica en el país y dar marcha atrás a la inversión extranjera en el sector.

0 No me gusta0

Durante la conferencia mañanera, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, presentó a la titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, quien defendió los cambios que se realizarían a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Cabe señalar que durante la presentación, no estuvo el titular del organismo, Manuel Bartlett.

1.- El Estado se queda con la energía, pero limitando a la iniciativa privada. De entrada, se trata de una modificación a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Mexicana para que el Gobierno Federal se haga cargo “de los correos, telégrafos, radiotelegrafías, minerales radioactivos, litio y demás minerales estratégicos, generación de energía nuclear, electricidad y la exploración y extracción del petróleo”, sin participación de particulares.

2.- Cambios jurídicos a la CFE. La CFE se convertirá en un “organismo del Estado” con personalidad jurídica y patrimonio propio-“Pasará de ser una Empresa Productiva del Estado (EPE) a un organismo del Estado”.

3.- Habrá 5 nuevos rubros. En 2013, CFE se reformó para operar con 9 subsidiarias, 4 filiales y 4 unidades de negocios. “Pero ahora atenderá los rubros de Generación, Distribución, Transmisión, Procuración, Procura (sic) con interconexión”, dijo Nahle.

4.- Continuarán solo algunas subsidiarias. Sobrevivirán como subsidiarias las filiales CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, CFE Energía, CFE Internacional y CFE Capital, para “seguir garantizando a 46.2 millones de usuarios energía constante las 24 horas a precio bajo”.

5.- Se priorizarán las energías sucias sobre la sustentabilidad. Nahle dijo que “en esta reforma eléctrica el nuevo despacho de las centrales eléctricas primero serán las hidroeléctricas, porque es la energía más limpia y barata (sic); posteriormente la nuclear, porque tenemos una planta nuclear (Laguna Verde, que ha presentado diversas fallas en este gobierno); después la geotermia, que utiliza el calor del subsuelo (…); posteriormente va el despacho de la CFE que produce a través de gas y térmica, para dejar las intermitentes como la eólica y la solar en el sexto y el séptimo; y posteriormente el gas de privados y al final, el carbón”.

5.- “Sin privatización”.  “Esto es lo que comentaba el señor presidente, los privados van a estar en el mercado en el 46% y no se les va a nacionalizar, ni nada, ni un tornillo, ni una tuerca”.

6.- Suprimen dos comisiones. La Comisión Reguladora de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos pasan a ser parte de la Secretaría de Energía para eliminar “burocracia”.

7.- Iberdrola, Naturgy y Energy no cumplieron. La CFE actualmente tiene 191 centrales de generación, pero sólo opera 55%; de las 191, 69 son energías limpias, hidráulicas, geotérmicas, nuclear, eólica y solar. Nahle dijo que esta operación quedó subutilizada, “y no generó 215 mil millones de pesos más y estos se fueron pues a las empresas privadas como Iberdrola, Naturgy, Energy, todas estas empresas que están aquí. Con ello, la CFE prácticamente sostiene a los privados y les ha dejado el mercado”.

8.- Pagos perversos a empresas. Nahle argumentó que “en la noche, cuando cierran la factura, a todos se les paga por igual en precio más alto. Si uno cotizó a 2.15 kilowatt/hora el kilovatio, a dos pesos con 15 y el más caso a tres pesos, al final del día a todos se les paga a tres pesos. Esto ha generado un mercado perverso”.

9.- Se cancelarán contratos. “Esta reforma plantea cancelar contratos –cotinuó Nahle- Desde el 2014 hasta el 2018 se realizaron tres subastas a largo plazo de generación eólica y solar; de estas subastas, la CFE está obligada a comprar durante 20 años a un precio fijo la electricidad, que hoy es el más alto del mercado. Gran parte de estos proyectos fueron financiados por la banca de desarrollo de México, Bancomext o Nafin, haciéndonos creer que eran inversiones que estaban llegando”.

10.-Erradicar el autoabasto de energía.“Dentro de estas centrales de autoabasto están grandes empresas como Bimbo, Kimberly Clark, Oxxo, Femsa, Cemex, Walmart y otras más. Estas empresas no cubren el costo real del transporte; se le llama ‘porteo’ (…) Estas empresas se interconectan en la red creando inestabilidad y pérdida de confiabilidad en el sistema y aparte captan incentivos de la CFE”.

11.- La 4T va por el control del mercado del litio. “Esta reforma contempla el litio como mineral estratégico. El artículo 25 y 28 constitucional mencionan que el litio es propiedad de la nación (…) No se otorgarán concesiones y no constituirá un monopolio las funciones que el Estado ejerza de manera exclusiva en este mineral estratégico”, pero, dijo, “estas concesiones no amparan la explotación y producción de litio”.

Con información de la Mañanera.