Los precios de cemento se dispararían entre un 15% a 20%, alcanzando niveles de 70 a 85 dólares por tonelada en el nivel más bajo.

3 No me gusta1

De aprobarse el robusto paquete de infraestructura de Estados Unidos, el negocio de los materiales de construcción, como el cemento, agregados (arena y grava) y acero, tomará un fuerte impulso por el aumento de la demanda que se prevé superaría la capacidad de producción, lo que a su vez, causaría una alza en los precios, afirmaron analistas de Morgan Stanley.

En sus proyecciones, los estrategas de la firma financiera estadounidense estiman que el gasto en infraestructura requeriría alrededor de 9 mil millones de toneladas métricas de agregados, que equivale a unos cuatro años de demanda.

“Con la industria cementera de Estados Unidos al 90% de la capacidad de producción y al 30% de la capacidad de importación, los precios se verían materialmente presionados al alza”, proyectó Carlos De Alba, analista de acciones y jefe del equipo de investigación de Materiales Básicos de las Américas de Morgan Stanley.

Agregó que la reparación de carreteras impulsaría la mayor demando, por lo que estimó que los precios de cemento se dispararían entre un 15% a 20%, alcanzando niveles de 70 a 85 dólares por tonelada en el nivel más bajo y a medida que el suministro nacional se acerque a su capacidad, la industria necesitará cada vez más importar el insumo, lo que en última instancia podría duplicar las ganancias de las empresas de cemento en Estados Unidos durante los próximos cinco años. 

“El gasto en infraestructura es un buen augurio para las acciones nacionales de construcción en general. Cuando la industria de la construcción está respaldada por el gobierno federal, reduce el riesgo de inversión y le da a las industrias poder de fijación de precios, mejorando la rentabilidad y el perfil de riesgo-recompensa para los materiales de construcción", dijo Nikolaj Lippmann, analista de renta variable de Morgan Stanley. 

Buenas perspectivas para el acero

Los analistas Morgan Stanley señalan que con el plan de infraestructura en marcha se requerirían 75 toneladas métricas de demanda incremental de acero durante 10 años. Aunque las varillas corrugadas podrían beneficiarse más, gracias al fuerte consumo de cemento, la demanda de acero dependerá en última instancia del tipo de proyectos incluidos en el paquete de infraestructura final. 

Un paquete de 1 billón de dólares a 10 años podría agregar 0.2 puntos porcentuales al Producto Interno Bruto (PIB) en los años siguientes y 715,000 puestos de trabajo durante 10 años, según Ellen Zentner, economista jefe de Morgan Stanley en Estados Unidos.

El paquete de infraestructura incluye inversiones en infraestructura tradicional, infraestructura ambiental, investigación y desarrollo de tecnología, así como programas sociales.

“Quedan muchos obstáculos para que el acuerdo se cierre antes del final del tercer trimestre; sin embargo, actualmente el Congreso parece muy inclinado a avanzar en la infraestructura tradicional", opinó Michael Zezas, jefe de Investigación de Políticas Públicas de Estados Unidos.