CFE no podrá satisfacer el 100% de la demanda energética de México, las centrales tienen niveles de indisponibilidad importantes, destacó especialista. 

4 No me gusta10

Luego de que el Senado de la República aprobó la Ley de la Industria Eléctrica que pone en el centro de las decisiones a la Comisión Federal de Electricidad por sobre las compañías particulares, el presidente Andrés López Obrador dijo que la oposición en el Congreso de la Unión está en su derecho de impugnar la reforma.

Ante esta situación, especialistas indicaron que ante la probable aprobación a las reformas de esta ley en el Congreso, viene una ola de amparos de todos los generadores de energía, los que participaron en las subastas y generadores del régimen legal anterior, como el autoabasto, la cogeneración y los IPPs.

Así como los que construyeron proyectos ‘merchant’ para el nuevo mercado eléctrico, pues todos serán afectados, anticipó David Berezowsky, abogado del despacho Foley Arena en México. “Viene un problema serio para el país. La aprobación de la reforma tensará aún más el ambiente con los inversionistas, nacionales y extranjeros”.

Añadió que en estos días se verá la promoción de un número considerable de amparos por el sector privado, de ONGs y controversias constitucionales por los entes competentes, “y pronto empezarán los arbitrajes internacionales bajo la cobertura de los diferentes tratados internacionales que ha celebrado México”.

En un comunicado, Berezowsky dijo que el efecto económico de este cambio a la reforma energética podría  compararse al que tuvo la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Y señaló sobre el surgimiento de procedimientos de arbitraje internacional de diversas empresas para proteger sus inversiones ya sea bajo el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, el Tratado de Asociación Transpacífico o el Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea.

“Este giro a la ley se puede considerar una expropiación indirecta bajo la cobertura de los tratados internacionales. Los inversionistas llegaron a invertir a México con unas reglas que hoy están cambiando.  Sin embargo, una expropiación directa de activos sería complicada, porque el Estado no tiene los recursos para nacionalizar la industria eléctrica”.

El especialista advirtió que todos los generadores van a ser muy afectados, no solo por el despacho de energía, sino porque vendrán cancelaciones de permisos de generación que fueron otorgados bajo el régimen de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, entre ellos el autoabasto y la cogeneración, así como los IPPs.

“La Comisión Federal de Electricidad no puede por sí sola satisfacer el 100% de la demanda energética del país. Sus centrales, por ser tan viejas, tienen niveles de indisponibilidad importantes en la generación, por lo que los apagones seguirían ocurriendo. Es indispensable la participación privada”.

El especialista indicó que si la reforma se aprueba y se prioriza a las centrales de la CFE en el despacho de energía, este bien será más caro para todos, “por lo que el Estado acabará subsidiando el costo para el servicio básico y los que sufrirán las consecuencias directas serán el sector comercial e industrial”. 

Subirá precio de todos los productos en México

Por su parte, el senador Noé Castañón, del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano, dijo durante la discusión en el pleno del dictamen que contiene proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de la Industria Eléctrica, que es “un paso franco al pasado”.

“Esta reforma atenta contra los compromisos adquiridos bajo tratados internacionales como lo son, el TMEC, el acuerdo de París, del que México forma parte, entre otros, pero sobre todo atenta contra el derecho fundamental de las mexicanas y los mexicanos a tener un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar”.

Aseveró que ser aprobado el dictamen, se traducirá en un aumento del precio de todos los productos y servicios que se comercializan en México, “la consecuencia directa será el aumento en el costo de generación y por ende mayor costo al bolsillo de todas y todos, pues el precio de la luz subirá, habrá un mayor costo fiscal por la necesidad de subsidiar a la CFE y un irreparable daño al desarrollo sustentable”.

Dijo que actualmente el PEF 2021, asigna 70 mil millones de pesos para el subsidio de las tarifas eléctricas, por lo que, de aprobarse el presente dictamen, el subsidio a CFE aumentaría debido a los mayores costos en la generación de energías fósiles creando desincentivos a las inversiones en energías limpias.

La Agencia Internacional de Energía ha señalado que las energías renovables están ganando terreno impulsadas principalmente por China y Estados Unidos, la adición de nueva capacidad instalada en el mundo para esta tecnología creció 4% en 2020 y para 2021 se espera una expansión récord de 10 por ciento.

“Pronosticando así que las energías renovables sean la principal fuente de generación eléctrica mundial en el año 2025, lamentablemente México con esta reforma no formará parte de esta extraordinaria estadística, quedando en el rezago”, señaló el senador.