La edificación registró en 2020 su segundo año consecutivo con una caída en su nivel de producción, al registrar un contracción de -16.6%, profundizando la caída de 2019 cuando se contrajo  -3.0%, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

5 No me gusta0

Como parte de ello, en diciembre la edificación ligó el mes número 13 consecutivo con una tasa de crecimiento negativa. 

Este segmento de la industria de la construcción, que fue el pilar del crecimiento del sector por la larga recesión que se experimentó en las obras de ingeniería civil (obra pública) desde que iniciaron los recortes al gasto público en la administración de Peña Nieto, desde el año 2019 vio afectado su desempeño por la contracción de la inversión que proviene fundamentalmente del sector privado.

También cifras del INEGI muestran que de enero a noviembre de 2020 la inversión residencial cayó -15.6% en términos anuales, que le siguió a la contracción de -1.5% en 2019.

La edificación, que incluye la construcción de vivienda en todos sus segmentos, así como la construcción de edificios corporativos, centros comerciales, parques industriales, hospitales y hoteles, entre otros, además de la contracción en la inversión en 2019 y 2020, en particular el año pasado se vio afectado por la detención de obras durante el periodo inicial de confinamiento por el Covid-19, toda vez que el sector de la construcción no fue considerada como una actividad esencial.

Un análisis de Banco Base señaló que "el sector construcción se ha visto seriamente afectado por la debilidad de la demanda interna ..... y una alta incertidumbre a nivel nacional, éste último siendo el factor clave y a su vez influenciado por políticas públicas poco ortodoxas". Agregaron que "hacia adelante, se percibe un ambiente complejo para la construcción, pues persisten factores que continúan limitándola".