La CMIC comenta que las administraciones deben invertir entre 5 y 8% en infraestructura como proporción del Producto Interno Bruto, monto que en México apenas es del 2.6 por ciento. 

1 No me gusta0

En la asignación de obras del gobierno en México, el 80% se va hacia compañías grandes y solo el 20% a Micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), refirió la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Eduardo Ramírez Leal, presidente del organismo, indicó que con políticas públicas no adecuadas no se ha permitido el oportuno desarrollo y crecimiento de las constructoras en el país, lo que “impacta en todas las regiones del país”. 

Durante el Congreso Internacional Ingenierías y Políticas Públicas 2020, de la Academia de Ingeniería México, dijo que según organismos internacionales, los gobiernos deben invertir entre 5 y 8% en infraestructura como proporción del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, manifestó el dirigente, en México el monto apenas llega a 2.6%. Ramírez Leal indicó que es poco el recurso y que se ejerce lentamente, ya que del presupuesto aprobado para obras en todos los sectores, se ha ejercido hasta octubre solo el 21 por ciento. 

Ante este escenario, que además está muy afectado por la pandemia, la industria de la construcción tendrá un descenso de 15%, lo cual es preocupante, afirmó el presidente de CMIC; refirió que para 2021 se espera que el sector tenga una leve recuperación, con un crecimiento de 3 por ciento.

En otro tema, la CMIC de Tlaxcala señaló que sigue en la búsqueda de contratos de obra para pagar las prestaciones de fin de año a sus empleados; añadió que entre el 25 y 30% de socios en la entidad tiene obra y el resto sigue buscando oportunidades en el sector privado y público.

Mientras que la delegación Tijuana de esta cámara, indicó que lucha porque se otorguen mayores apoyos a las empresas, como financiamientos a tasas blandas y a plazos mayores, con el fin de aminorar los impactos negativos de la pandemia.

Y la CMIC delegación Zona Centro, expresó que los constructores de la zona centro de Sinaloa apenas tienen una ocupación promedio del 55%, pero se tiene la esperanza que se conserve el trabajo al cierre del año.