Algunos terrenos, dentro del plano de la construcción, tienen registros fósiles según el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Algunos terrenos, dentro del plano de la construcción, tienen registros fósiles según el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio a conocer un recuento de cuatro sitios paleontológicos en Chiapas, Quintana Roo y Yucatán, donde se reportan registros fósiles que van desde los 10 mil a los 300 millones de años de antigüedad en una extensión de 5 mil metros cuadrados. De acuerdo con la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos del INAH según el oficio 401.3S.10-2019/0423, dos de estos sitios se ubican en Chiapas, uno en Quintana Roo y otro en Yucatán, donde está planeado el paso del Tren Maya.

Aunque en Chiapas el Tren Maya pasaría por Palenque, en esa ciudad también se han encontrado especies prehistóricas, es el caso del pez Pycnodontidae perteneciente al Paleoceno de México (de 65 a 56 millones de años). Así lo dio a conocer el diario Crónica, que solicitó al INAH la relación de las reuniones que el instituto ha sostenido con la Secretaría de Turismo, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y con la Oficina de la Presidencia para hablar sobre el proyecto del Tren Maya, y la respuesta fue que “no ha habido un acercamiento”.

“En mi calidad de Coordinador Nacional no he asistido en representación del Instituto Nacional de Antropología e Historia a ninguna reunión de trabajo con representantes de la Secretaría de Turismo, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Oficina de la Presidencia para tratar las cuestiones que involucran al INAH en torno al patrimonio arqueológico y paleontológico que pudiera ubicarse en la obra de infraestructura del Tren Multifuncional para

Fortalecer la Conectividad Turística en el Mundo Maya, el denominado Tren Maya”, dijo Pedro Sánchez Nava, coordinador nacional de arqueología.
Entre la megafauna hallada destacan los hallazgos de mamut, armadillos gigantes, caballos, mastodontes y rinocerontes. "Si nos vamos a 23 millones de años estamos hablando de la resina del ámbar que es muy conocida a nivel mundial por la claridad que presentan las incrustaciones, que nos facilitan la investigación para determinar los organismos que presentan”. De hace 40 millones de años en Chiapas se han encontrado organismos de ambientes marinos, como cangrejos, caracoles, conchas y peces.