Ramón Aguirre, director general del Sistema de Aguas (Sacmex) en la Ciudad de México, aseguró que la capital "dio lo que iba a dar" con su modelo de gestión hídrica, por lo que es preciso reencauzar recursos y migrar hacia nuevos modelos de abasto, pues si bien no estamos en crisis, sí estamos en riesgo.

Durante su participación en el foro Agua Capital, donde se presentó una plataforma colaborativa del mismo nombre, aseveró que se busca encontrar soluciones para la seguridad hídrica del Valle de México.

La iniciativa que se dio a conocer estará integrada por empresas como Mexichem, Citibanamex, y Coca-Cola FEMSA, así como científicos y organismos multilaterales.

El funcionario explicó que por lo menos se requiere cambiar 70% de la infraestructura, lo que demandaría una inversión de 270,000 millones de pesos a 50 años, es decir 5,500 millones por año, mientras que actualmente se invierten solamente 1,500 millones.

Aseveró que el servicio no se puede privatizar por cuestiones de ley, ante lo cual sugiere centralizar la gestión, por lo que sugirió migrar a un modelo de respeto y protección de los suelos, que resuelva cobertura y calidad."Tenemos 53 plantas potabilizadoras pero tenemos que invertir en 22 más", urgió, ya que eso puede dejar sin agua a más de 4 millones de personas.

Por ello, consideró necesario tener pozos de reserva que requerirían una inversión de 1,000 millones de pesos, a fin de que ante una eventual sequía se pudiera garantizar el abasto, según una nota de Obrasweb.

Durante el foro se plantearon diversas soluciones, como llegar a un equilibrio en la recuperación de suelos y bosques; ampliar la superficie de absorción para la recarga de acuíferos; regular la captación vía azoteas y pozos de absorción que vayan directo a acuíferos, y cambiar pavimentos de estacionamiento por tipos absorbentes, entre otras acciones.