|  

Algunas de las industrias con mayor potencial en México son los dispositivos eléctricos y mecánicos, además de la maquinaria industrial.

6 No me gusta0

 

México podría consolidarse como un mercado líder en nearshoring en Norteamérica, lo que favorecería un crecimiento de por lo menos dos puntos porcentuales en exportaciones del sector manufacturero mexicano en los siguientes años.

El análisis titulado 'Oportunidades de nearshoring para empresas mexicanas', elaborado por Bain & Company, señala que lo anterior equivaldría a 8 millones de dólares (mdd) anuales adicionales al monto que la industria suele producir.

Destaca cuatro factores que favorecen al país para que más compañías internacionales reubiquen sus centros de producción en el país:

  • Husos horarios alineados con Estados Unidos
  • Costos de transporte y tiempos de entrega más asequibles y rápidos
  • Tratado de libre comercio con EU y Canadá
  • Una industria manufacturera experimentada

 

Según el estudio, en los últimos seis años México adquirió una ventaja competitiva en materia de costos frente a China, considerado hasta la fecha como el mayor mercado de nearshoring en el mundo.

 

Esto generaría un cambio significativo en las tendencias de importaciones de compañías estadounidenses y europeas del sector automotriz, electrodomésticos, maquinaria, muebles y plásticos, por mencionar algunos.

Además, toma relevancia en un contexto mundial en el que casi el 75% de las empresas registran interrupciones en su cadena de suministro a causa de la pandemia.

Si bien en la última década las principales importaciones de México a Estados Unidos se han concentrado, en su mayoría, en la industria de transportes y alimentos y bebidas, algunas con gran potencial en México son la maquinaria industrial y los dispositivos eléctricos y mecánicos.

 

Actualmente, Monterrey, Tijuana y Querétaro son algunas de las ciudades mexicanas, atractivas para empresas internacionales, gracias a su ya consolidados entorno industrial.

 

Además de Estados Unidos y China, empresas de Alemania, Canadá, Dinamarca y Francia han comenzado a reubicar operaciones en México.