El Instituto Nacional de Estadística y Geografía, señaló que la tasa de desempleo se ubicó en 3.69% en febrero.

2 No me gusta0

La tasa de desempleo se ubicó en 3.69% en febrero (cifras ajustadas por estacionalidad) para alcanzar un nuevo máximo desde septiembre de 2016, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El reporte estuvo acompañado de un alza de 17 puntos base en la tasa de participación, alcanzando 60.44%. Por el contrario, el porcentaje de subocupación aumentó considerablemente a 9.27%, registrando su mayor incremento mensual desde abril de 2009, justo en medio de la crisis financiera global y el brote de influenza A(H1N1).

Analistas de Banorte consideran que el reporte es de mixto a negativo, considerando el aumento tanto en la tasa de desempleo como en la subocupación, compensado en parte por la mejoría en la participación.

“Esperamos un fuerte aumento de la tasa de desempleo en los próximos meses, resintiendo el impacto del brote de COVID-19. Creemos que es probable empezar a ver un alza relevante tan pronto como marzo. Esto estaría derivado en primera instancia de los choques a las cadenas de suministro, lo cual creemos que comenzó desde febrero –aunque estamos aguardando confirmación dentro de la balanza comercial…–, lo cual podría resultar en paros técnicos con o sin remuneraciones, dependiendo el caso”.

La situación probablemente estará exacerbada por el cierre de fábricas (paros técnicos). Entre las fábricas que han detenido sus operaciones en nuestro país se incluyen Audi, Honda, Toyota, Nissan, Volkswagen y Mazda, entre otros. “Si bien es probable que las armadoras no despidan a sus empleados, algunas de las fabricas conexas sí podrían hacerlo, detonando así el ajuste en el indicador”, afirmó el análisis de la institución financiera.

“En conclusión, el panorama para el empleo en 2020 se ha deteriorado de manera muy significativa. Considerando las circunstancias del impacto económico actual, a diferencia de periodos previos, podríamos ver un aumento más generalizado del desempleo, con un choque relativamente similar tanto en la parte formal como informal, considerando que este último sector ha mostrado mayor estabilidad relativa en recesiones previas”, puntualizaron.