|  

Se observan diversas señalas de recuperación, entre ellas que regresó la inversión y que la demanda de espacios será 70% superior en 2021 respecto al año pasado. 

4 No me gusta1

Con la economía nacional que se va recuperando de la contracción del 8% con la que cerró el año pasado, el sector inmobiliario también muestra signos de recuperación y crecimiento tanto en sus inversiones como en términos de arrendamiento de centros comerciales, oficinas y hoteles, principalmente, ya que fueron los más afectados por los cierres durante la pandemia que pegó duró al sector en el 2020, así lo consideraron voceros de la Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias (Amefibra).

Luis Gutiérrez, ex presidente de la Amefibra y director general de Fibra Prologis, explicó que la demanda de espacio en el 2021 cerrará en un 70% más que en el 2020 y para el 2022 será relevante el crecimiento porque se va a beneficiar de la demanda de espacios por parte de empresas de manufactura, sobre todo de firmas asiáticas; además, del aumento del comercio en línea.

Por su parte, Jorge Avalos, director general de Fibra MTY, expuso que “en el retrovisor están viendo que la crisis ya se quedó atrás y lo que se está viendo en el parabrisas hacia adelante (...) es que nosotros como vehículos es que a partir de este año ya empezamos a hacer inversiones, estamos creyendo en el país, la dinámica ya está cambiando. Es una oportunidad para México captar los recursos de capital extranjero que están viendo al país que va en franco crecimiento”, aseguró 

Destacaron incluso que la mayoría de las firmas del gremio ya se encuentran operando con ocupaciones e ingresos en niveles similares a los del 2019, un año previo a la contingencia sanitaria.

“Estamos muy positivos, la gran mayoría de nosotros ya estamos inclusive por arriba de los números de pre pandemia, la dinámica que se está viendo en los distintos sectores es bastante positiva. El tema hotelero tiene una expectativa extraordinaria para el 2022, ahora que se viene la temporada alta, el tema logístico, el menos afectado durante la pandemia, ha vivido un boom y esto se debe al incremento del 'e-commerce' y al conflicto entre Estados Unidos y China”, explicó Gonzalo Robina, director general adjunto de Fibra Uno.

No obstante, reconoció que el arrendamiento del sector corporativo es el que ha tardado un poco más en recuperarse, pero se está viendo el regreso a la “normalidad” en las oficinas, por lo que consideró que será en el 2022 cuando se vea mayor recuperación.

Mientras que el sector hotelero, sostuvo Simón Galante, explicó que los hoteles ubicados en las ciudades y que están ligados al segmento de negocios son los que más han tardado en recuperarse, se mantienen un 40% por debajo del 2019; mientras que los hoteles ligados con el negocio de manufactura ya están en niveles previos a la contingencia sanitaria y los hoteles ubicados en destinos turísticos, tienen niveles de ocupación mayores al 2019.

La Amefibra está constituida con 16 fibras inmobiliarias, con activos por alrededor de 34,000 millones de dólares. Todas están listadas en la Bolsa de valores local y en total tienen un valor de capitalización de 17,000 millones de dólares. Además, representan 3% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional. Se dedican al arrendamiento, inversión, administración y desarrollo del sector de bienes raíces industrial, comercial, oficinas, hoteles e instituciones educativas, principalmente.