Desde su nombramiento como Patrimonio de la Humanidad se ha impulsado la imagen de Campeche. Hoy se percibe como una ciudad con un legado histórico y tintes de modernidad.

La diversidad vegetal y animal, así como el vestigio de ciudades de la cultura maya hacen de Calakmul una muestra de la armonía que se puede alcanzar entre naturaleza y cultura.

Hace referencia a la vocación turística del estado y de sus vastos atractivos tanto históricos, como culturales y de aventura.

Perteneciente al municipio de solidaridad, este destino de playa posee la taza de crecimiento económico más importante de Latinoamérica:32% durante la década pasada.

El sector es determinante en la construcción de la marca país.