En Querétaro se aprecia una ascendente demanda de inversionistas de origen tanto norteamericano como europeo y asiático, específicamente coreano, chino, japonés, alemán y canadiense, en búsqueda de diversas opciones en el mercado inmobiliario, que empieza a mostrar diversas características de dolarización.

María Elena Herrera Oceguera, presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) en la entidad, reconoció que aunque en la entidad se ha presentado este fenómeno desde hace seis años, fue durante 2016 cuando se percibió un mayor dinamismo.

Lo anterior, dijo, ha sido por la creciente demanda de inversionistas extranjeros en los sectores comercial, habitacional e industrial, siendo éste último el que ha sido pilar en el desarrollo económico de la entidad.

Y destacó además que ante la monetización extranjera de inmuebles, AMPI Querétaro planea a partir de este año, la creación de un comité de relaciones internacionales, división especializada para atender este mercado emergente.

Estudiando el mercado internacional en Querétaro, vimos que es un mercado que paulatinamente se ha ido dolarizando. La tierra tiene su valor equivalente en dólares, eso es algo que se publicita y que no habíamos abordado como asociación; independientemente de si es un sector meramente industrial, comercial o habitacional, destacó.

La asociación se ha trazado el objetivo de estrechar relación con el mercado extranjero radicado que tiene necesidades de naves industriales, tierra, desarrollos verticales y viviendas.

AMPI Querétaro busca potenciar los lazos internacionales que mantiene con la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios y con la Federación Internacional de Bienes Raíces, con las que sostiene convenios de colaboración, destaca una nota de El Economista.

Ejemplificó el caso de San Miguel de Allende en Guanajuato, “ahí no te mueves sin dólares, entonces muy al principio la gente que venía a las empresas se compraba una casa allá y se venían a trabajar acá”.

La presidenta recién electa destacó que para ello, se tienen que tomar en cuenta diversas características dada la naturaleza de los compradores: “Un extranjero manda a una o dos personas (para la comercialización de un inmueble), le muestras la propiedad, digamos una residencia para un ejecutivo, checan seguridad, humedad, fianza para daños a terceros y tiene razón, son políticas para las que no todos estamos preparados en el gremio, pero estamos queriendo renovar incluso la capacitación del profesional inmobiliario”.