La confianza del consumidor mexicano muestras varios meses de debilitamiento. El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) elaborado por el INEGI y el Banco de México se ubicó en 82.5 puntos, inferior a la expectativa del mercado de 84.6 puntos, aunque presentó un aumento de 1.9% respecto al nivel registrado el mismo mes del año anterior.

La confianza del consumidor mexicano muestras varios meses de debilitamiento. El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) elaborado por el INEGI y el Banco de México se ubicó en 82.5 puntos, inferior a la expectativa del mercado de 84.6 puntos, aunque presentó un aumento de 1.9% respecto al nivel registrado el mismo mes del año anterior.

La serie de confianza ajustada por estacionalidad presentó un retroceso de (-) 0.3% a tasa mensual y marcó la cuarta contracción consecutiva.

Para los analistas de Invex, “la confianza de los consumidores se mantendrá cerca de los niveles actuales hasta la segunda mitad del año mientras se alcanza una resolución de las negociaciones del TLCAN y se concrete el resultado electoral. Por el lado positivo, el mejor dinamismo del mercado laboral formal y la desaceleración de la inflación podrían apoyar el optimismo de los hogares”.

Señalaron que la confianza de los consumidores se mantiene en niveles superiores a los del mismo periodo del año pasado con un aumento de 1.9%, aunque se debe principalmente al efecto base de comparación. La confianza descendió marcadamente a inicios de 2017 debido a la incertidumbre que generó la agenda proteccionista de administración de Trump. Además, los precios de la gasolina se incrementaron de forma marcada, lo que repercutió en las economías domésticas.

Por su parte, analistas de Banorte indicaron que “la confianza del consumidor presentará un retroceso marginal durante los próximos meses. Hacia delante, estimamos que la confianza del consumidor mantendrá una trayectoria descendente explicada por los siguientes factores: (1) La permanencia de la inflación en niveles significativamente altos; y (2) la volatilidad de la divisa mexicana derivado de la incertidumbre en torno a los prospectos de negociación del TLCAN. Hacia delante, es probable que la confianza del consumidor también refleje la incertidumbre política en torno al proceso electoral que se llevará a cabo este año”.