|  

Monterrey, al cierre del 2021, obtuvo una Inversión Extranjera Directa (IED) superior a los 4,000 millones de dólares, con un alza interanual del 30%, que impulsó al segmento.

1 No me gusta0

En medio de la tensión geopolítica mundial por los ataques de Rusia a Ucrania, que parecen representar de momento un riesgo limitado en los principales mercados financieros del mundo, mercados de valores y commodities, principalmente.

Sin embargo, el precio del petróleo llegó a su nivel más alto en siete años, horas después del comienzo del conflicto, y la inflación en México repuntó a 7.22% impulsado por el alza en el gas doméstico LP y la gasolina.

En este escenario, el mercado inmobiliario industrial nacional acumuló una demanda bimensual que casi alcanza los 650 mil metros cuadrados, donde Monterrey, Ciudad de México y Tijuana en conjunto representaron el 54% del total nacional.

 

Monterrey y Tijuana siguen manteniendo el interés de inversionistas y desarrolladores que buscan revertir el ajuste a la baja en la vacancia que cierra febrero 2022, en 2.8% y 0.45%, respectivamente, además que iniciaron construcción en enero y febrero logrando el arranque de 147 y 78 mil metros cuadrados, respectivamente.

 

Monterrey, al cierre del 2021, obtuvo una Inversión Extranjera Directa (IED) de más de 4 mil millones de dólares, con un alza interanual del 30% y que le permitió superar en 23% lo registrado en 2019 debido a la llegada de inversiones manufactureras y mayores componentes de la industria 4.0, inteligencia artificial, y electromovilidad.

Anuncios como la inversión de Ternium, incrementar la producción de laminación en caliente, galvanización y acabado, en su Centro Industrial de Pesquería en Nuevo León por un valor estimado de 1,000 millones de dólares.

 

 

 

Tijuana, por su parte la apuesta a la mejora en la infraestructura de cruces fronterizos, con proyectos como la garita Otay II y el doble piso del aeropuerto hacia Playas de Tijuana con un presupuesto estimado de 4,300 millones de pesos para su ejecución.

La entidad que supera el avance de 523 mil metros cuadrados de naves industriales busca satisfacer el impulso de la demanda en la frontera que se prepara para recibir 450 millones de dólares de inversión en el 2022, según cifras estimadas por la Coordinación de Desarrolladores Industriales de Tijuana.

Por su parte, la Ciudad de México con 88 mil metros cuadrados de demanda industrial en el primer bimestre del 2022 elevó su precio unitario de renta en casi un punto porcentual en 2022, en medio de un ligero ajuste a la baja de su vacancia, con interés en los corredores del CTT (Cuautitlán, Tultitlán y Tepotzotlán) con nuevos conceptos de almacenes más acordes a requerimientos de la demanda.

La logística sigue marcando de manera importante la demanda de la capital y será determinante en la composición de la absorción bruta al cierre del primer trimestre del 2022.

CDMX concentra además 27% de las desocupaciones a nivel nacional, registrando 50 mil metros cuadrados y, principalmente, corresponden a finiquitos programados de empresas de giro logístico y manufacturero, aunque la cantidad es significativa, más de la mitad, si la comparamos con la absorción bruta del período.

El Bajío agrupó por su parte 20% de la demanda nacional durante enero y febrero, donde destacan Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí con absorciones brutas de 53, 38 y 36 mil metros cuadrados, respectivamente, con una apuesta a la manufactura automotriz, electromovilidad y procesos industriales.

San Luis Potosí ya superó entre enero y febrero del 2022 el 150% de lo registrado durante el 1T21, por lo que se anticipa un primer trimestre muy destacado; por su parte, Ciudad Juárez acumula 51 mil metros cuadrados cara al cierre del primer trimestre del año con el e-commerce, el crecimiento de las expansiones manufactureras y cadenas de suministro aún en proceso de recuperación.