Los CBFIs del fideicomiso de bienes raíces más grande de México cotizan en Bolsa con un descuento de 42.6%, puesto que cada papel se intercambia en 24 pesos, un precio por debajo de los 42 pesos de su valor en libros.

5 No me gusta1

Debido al fuerte descuento al que cotizan los títulos de Fibra Uno en el mercado local de valores, el fideicomiso inmobiliario buscará financiar su etapa de crecimiento con la emisión de deuda, al menos en el corto plazo, así lo adelantó André El-Mann Arazi, director general de la compañía.

Actualmente cada certificado bursátil fiduciario inmobiliario (CBFI) de Fibra Uno (FUNO) se negocia en 24.12 pesos (según el último precio de cierre) en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). A este nivel cotiza un 42.6% por debajo del valor en libros, que es de 42 pesos.

“Tenemos una previsión de no salir a buscar capital, pero podemos salir por deuda y es lo que vamos a hacer, vamos a usar todos los recursos que podamos atraer para poder seguir creciendo”, puntualizó el directivo al celebrar su décimo aniversario. 

El-Mann Arazi explicó que debido a que el precio de sus certificados bursátiles inmobiliarios está por debajo del valor de sus propiedades, buscarán contratar deuda (bursátil o bancaria), ya sea en mercado local o internacional para seguir creciendo. 

Tras reconocer que por ahora es complicado entrar al mercado por capital para seguir creciendo, subrayó que cuando su cotización en Bolsa se aproxime al precio de 42 pesos o el que se asienta en los libros contables, entonces irán por capital.

En ello coincidió el director general adjunto de FUNO, Gonzalo Robina, quien además dijo que para llegar al precio “justo” de sus papeles podría tomar algo de tiempo.  

“Definitivamente el precio del CBFI está subvaluado (y) todavía hay una muy larga carrera entre los 25 pesitos para llegar a los 42 pesos a los que debe estar valiendo”, expuso Robina.

Al mismo tiempo dijo que, la minusvalía que ha registrado el precio de los certificados no es un efecto exclusivo de Fibra Uno, sino del sector en general.

Por ello, han encontrado la oportunidad de invertir en sus propios títulos, puesto que resulta atractivo el sector inmobiliario, ante la crisis sanitaria y recesión económica, por ser un negocio estable y resiliente a ciclos económicos.

Ante el fuerte descuento en sus certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios, han optado por comprar sus propios títulos. En los últimos 12 meses han recomprado 131 millones 370 mil 093 CBFI, cifra equiparable al 3.4% de los títulos en circulación al cierre del trimestre, según muestra información del Fideicomiso.

En una década, el fibra que es copropietario de la Torre Mayor y Torre Diana, ha obtenido financiamiento por 121,000 millones de pesos, tanto en los mercados de capital y deuda de México y del extranjero.

De toda esa cantidad de recursos, 80,000 millones de pesos los ha recaudado a través de emisiones de capital en la Bolsa local y los restantes 41,000 millones de pesos mediante ocho emisiones de deuda en el mercado nacional e internacional.

Tras haber completado sus primeros 10 años de haber salido a Bolsa, FUNO ha crecido abismalmente. Hoy es dueño de 661 propiedades que comprenden un total de 10.8 millones de metros cuadrados de espacio rentable en oficinas, centros comerciales, naves y bodegas industriales.