En el mediano plazo, se prevé un aumento de la demanda, mayor al 23% que a experimentado en los últimos cinco años.

1 No me gusta0

De acuerdo con un informe, la demanda de oficinas flexibles o coworking será más intensa en los próximos años, como producto de la pandemia del nuevo Coronavirus, por cual crecerá hasta 10% anual en Colombia desde el 2021.

La firma Co-Work Latam refiere que previo a la llegada de la pandemia derivada del COVID-19, el coworking tenía una penetración en el mercado colombiano de entre 3 y 4 por ciento.

Sin embargo, la pandemia llevó al personal de muchas empresas a realizar sus operaciones administrativas desde casa, tendencia que se ha mantiene desde marzo y está por consolidarse en el país.

Lo anterior ha provocado una disminución de los arriendos comerciales y que las compañías consideren modelos diferentes de trabajo de cara a los próximos años. Incluso, seis de cada diez empresas redujeron su infraestructura por el impacto económico de la emergencia.

Y con la noticia de la llegada de una vacuna contra el COVID-19, esta tendencia se revertirá un poco para regresar a las oficinas con muchos cambios, en la forma en que se diseñan los espacios de trabajo y su uso.

Matias Marmissolle, director de Co-Work Latam Colombia, señaló que los inversionistas y empresarios de este sector detallan que el coworking es un espacio físico, de creación colectiva, donde no se pierde el contacto social y el desarrollo del branding de las compañías.

Por lo que en el mediano plazo, la industria prevé un aumento exponencial de la demanda del coworking, superando las tasas de crecimiento anual del 23% que venía experimentando el sector en los últimos cinco años.

Marmissolle destacó que el coworking también permitirá optimizar los tiempos laborales, generando mayor productividad en los colaboradores para realizar tareas de seguimiento de objetivos, recursos humanos, exposición de proyectos y mentoring, entre otros.

Por último, la firma latinoamericana asegura que el coworking puede llevar a reducir los costos versus a una oficina tradicional en un 25%, en rubros como el mantenimiento, la operación y la adecuación.