El tercer fabricante de autos en el mundo busca reubicar sus lugares de trabajo para relanzar proyectos; apuestan por zonas más eficientes.

El tercer fabricante de autos en el mundo busca reubicar sus lugares de trabajo para relanzar proyectos; apuestan por zonas más eficientes.

Hasta 2017, la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi había fabricado un total superior a los 10 millones 117 mil unidades, situándose solamente detrás de los gigantes Toyota y Volkswagen. Como parte de ese conglomerado, Mitsubishi Motors North America buscará reubicar sus oficinas centrales en América del Norte desde el Condado de Orange, en California, para mudarse a Franklin, Tennessee. Al mencionar los costos y la eficiencia planificada con sus compañías hermanas, Mitch Lundquist y Scott Wetzel de JLL, trabajan de la mano con la marca para identificar la ubicación de su nueva sede, al sur de Nashville.

Por su parte, fuentes de la automotriz dijeron que la medida es parte de un plan en curso para reinventar cada aspecto de la marca en Estados Unidos, para ser más ágiles con sus compañías hermanas, Nissan y Renault, para agudizar el enfoque de la compañía con más innovación. La firma unirá a las compañías en áreas clave, incluyendo adquisiciones, desarrollo y eficiencia de costos, destacaron los funcionarios. "La compañía está cambiando la forma en que vamos al mercado en los Estados Unidos y está llevando a un renacimiento de la compañía", dijo su presidente y CEO, Fred Díaz, a través de un comunicado de prensa.

La oficina que tenían en California operaba rubros de ventas, marketing, Tecnologías de la Información (TI), recursos humanos, comunicaciones, repuestos y servicios, planificación de productos, operaciones de distribuidores, finanzas y asuntos legales, los cuales se trasladarán a la nueva oficina de Tennessee. La firma había adquirido el sitio por más de 9 millones de dólares en 1982, según el sitio de datos Reonomy de CRE.