El sector inmobiliario se ha tenido que transformar para cumplir con las demandas que han marcado los jóvenes con su estilo de vida.

Tres elementos fundamentales se deben considerar: ofrecer propiedades en zonas centrales, construcciones con seguridad estructural y que sean viviendas sustentables, afirmó un análisis de Qaya, comercializadora inmobiliaria.

Zonas hiperconectadas

Los millennials no están dispuestos a recorrer grandes distancias para ir de casa al trabajo; ellos quieren dejar atrás, las casas dormitorio. Por ello el sector inmobiliario busca ofrecer diversas alternativas de viviendas en zonas hiperconectadas, donde los habitantes puedan desplazarse a diferentes puntos de la ciudad, en el menor tiempo posible ya sea en transporte público, bicicleta o coche.

Seguridad estructural

Si bien, siempre había sido importante adquirir un departamento con una construcción de calidad, después del terremoto en México en 2017, la exigencia de los jóvenes aumentó, sobre todo porque esta población vive principalmente en edificios. Ahora se requiere que los edificios cuenten con certificaciones que comprueben la seguridad estructural e incluso, hasta haber seguido normas internacionales.

Sustentabilidad

Esta tendencia ha incrementado con el paso de los años, sobre todo en zonas como la CDMX. Los millennials han sido una de las generaciones con mayor interés en vivir en equilibrio, es por esto que no basta con habitar en un lugar acogedor, el inmueble también debe ofrecer espacios donde se aproveche al máximo la luz natural, que el uso del agua sea de forma inteligente a través de sistemas ahorradores y que en la medida de lo posible existan espacios verdes.