|  

Los proyectos financiados por el paquete de infraestructura del gobierno deben tener materiales producidos en suelo estadunidense.

2 No me gusta0

 

La administración de Joe Biden da un paso clave para garantizar que el dinero federal respalde la manufactura de Estados Unidos, pues los proyectos financiados por el paquete de infraestructura de 1 billón de dólares (bdd) deben tener materiales producidos en suelo estadunidense. 

Una nueva guía emitida por el gobierno requiere que el material comprado para realizar vías, puentes, tuberías o cualquier otra infraestructura, se produzca en el país, y en caso de que no haya suficientes productores nacionales o el material cueste demasiado, dicho requisito será dispensado.

 

En las fábricas estadounidenses faltan unos 170 mil puestos, no obstante, el país tiene 6.9 millones de empleos menos en el sector manufacturero a causa de la subcontratación y automatización.

 

Así, se crearán más empleos, aliviarán las tensiones en la cadena de suministro y reducirán la dependencia de China y otras naciones con intereses diferentes a los de Estados Unidos. Y con la inflación en un máximo, se apuesta a que una mayor producción nacional reducirá las presiones sobre los precios altos.

El presidente mencionó que unos 700 mil mdd que el gobierno dedica anualmente a la adquisición de bienes priorizan a los proveedores estadounidenses, pero las regulaciones que se remontan a la década de 1930 se diluyeron o se aplicaron de manera que enmascararon el uso de importaciones extranjeras.

 

 

El paquete de infraestructura requiere que, a partir del 14 de mayo, ningún fondo asignado a las agencias federales para proyectos se gastaría, a menos que todo el hierro, acero, los productos manufacturados y materiales de construcción utilizados se produjeran en Estados Unidos.

La guía incluye tres estándares para la exención de estos requisitos: compras incompatibles con el interés público; materiales necesarios no producidos en cantidades suficientes y razonablemente disponibles o de una calidad satisfactoria; materiales estadounidenses que aumenten el costo en más del 25 por ciento.

 

/Con información de AP/