En México, 2 millones de personas se emplean en el sector de la construcción, mismas que tienen un promedio de escolaridad de 5 años.

4 No me gusta1

En el marco del Día Internacional de la Alfabetización  que se festeja hoy 8 de septiembre, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) destacó que durante la crisis de la COVID-19, diversos proyectos de alfabetización a nivel mundial continuaron ayudando a los estudiantes a aprender a leer y escribir con ayuda de tecnologías accesibles.

Ante ello, la UNESCO otorgó el Premio Internacional UNESCO-Confucio de Alfabetización 2021 a la Fundación mexicana Construyendo y Creciendo por su labor para atender el rezago educativo en los trabajadores de la construcción en México.

El jurado, que integrado por 5 expertos de la comunidad educativa internacional, reconoció a la Fundación por sus 15 años de trayectoria, y su programa de alfabetización, así como por sus prácticas para la educación, que buscaron garantizar el aprendizaje inclusivo a distancia y la alfabetización utilizando la tecnología durante la pandemia de COVID-19.

A pesar de que las actividades presenciales se suspendieron durante la pandemia, el programa de Construyendo y Creciendo pudo continuar sus actividades, ofreciendo a los estudiantes que anteriormente no tenían acceso a la educación (debido a la falta de instalaciones de aprendizaje accesibles cerca de sus hogares o que no conocían la educación a distancia), la oportunidad de participar en el aprendizaje a distancia y prosperar.

“Estos programas han cambiado literalmente la vida de miles de jóvenes, mujeres y adultos marginados. La alfabetización emancipa a las personas y aumenta su capacidad de elegir libremente” afirmó la Directora General de la UNESCO Audrey Azoulay.

Problemática mundial

Se estima que a nivel mundial, al menos 773 millones de jóvenes y adultos en el mundo no saben leer o escribir aún, y 250 millones de niños no adquieren competencias de lectoescritura. Es posible que 23,8 millones de niños y jóvenes de todo el mundo no tengan acceso a la escuela o la abandonen en 2021 debido al solo impacto económico de la pandemia.

Cabe señalar que en México, 2 millones de personas se emplean en el sector de la construcción, mismas que tienen un promedio de escolaridad de 5 años, mucho menor que el promedio del resto de los mexicanos, que se ubica en 9.7 años.

Para atender ese rezago, Construyendo y Creciendo ha instalado más de 150 aulas de estudio en 16 estados de la República, beneficiando a más de 27 mil estudiantes.

En los últimos 4 años, se ha alfabetizado a más de 600 trabajadores, entre ellos se encuentra Nabor Hernández, un albañil de 50 años originario de Puebla, que a través de la Fundación aprendió a leer y escribir y obtuvo su certificado de secundaria:

“Para mí fue algo muy difícil, al no saber leer ni escribir, pero hoy me siento muy feliz al haber recibido mi certificado. Para mí es un gran triunfo, porque hoy camino por las calles sin miedo, porque ya sé leer y escribir”, afirmó.

El Premio UNESCO-Confucio nació en 2005, con el apoyo de República Popular de China. La Fundación Construyendo y Creciendo es la segunda institución mexicana galardonada con este Premio, ya que en 2020 la BUAP (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla) fue premiada por su programa “Aprender Enseñando”.