Ocultan las transferencias de recursos o subsidios cruzados, afectando a la libre competencia, a empresas mexicanas y recursos para inversión en infraestructura.

4 No me gusta0

Según un estudio del IMCO, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y sus empresas productivas subsidiarias distorsionan estados financieros para no revelar las pérdidas reales, ocultando las transferencias de recursos o subsidios cruzados, afectando a la libre competencia, a empresas mexicanas y recursos para inversión en infraestructura.

“Incurren en subsidios cruzados mediante los cuales las subsidiarias que presentan utilidades compensan a aquellas que tienen pérdidas, en contra del espíritu de los Términos para la Estricta Separación Legal (TESL) publicados en 2016. Además, distorsionan los resultados financieros y operativos de la CFE y sus subsidiarias”.

Por lo que incurre en subsidios cruzados mediante los cuales las subsidiarias que presentan utilidades compensan a aquellas que tienen pérdidas, en contra del espíritu de los Términos para la Estricta Separación Legal (TESL) publicados en el 2016, señaló el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO).

“Esto no solo tiene implicaciones negativas en términos de transparencia, sino que afecta los incentivos de las distintas subsidiarias que son partícipes, así como el funcionamiento y la competencia en el mercado eléctrico. Esto afecta, en última instancia, a los hogares y empresas mexicanas que enfrentan mayores precios de la electricidad debido a una menor competencia en el sector”.

El organismo refirió que la ley obliga a la CFE a participar en las distintas actividades que conforman la industria eléctrica, como generación, transmisión, distribución, comercialización y proveeduría de insumos primarios de forma independiente, tras la reforma en el sector.

“Para ello se crearon distintas empresas subsidiarias y filiales con el propósito de fomentar el acceso abierto, la operación eficiente y la competencia en el sector eléctrico entre los nuevos participantes privados en el sector y la propia CFE”, acotó.

Así, desde el 2015 existe registro de subsidios cruzados, el cargo por demanda garantizada o el cargo por potencia. “Solo entre 2018 y 2020 CFE Distribución y CFE Transmisión transfirieron 150 mil 820 millones de pesos (mdp) a CFE Suministrador de Servicios Básicos (CFE SSB)”.

De no haber transferido este monto, CFE Distribución pudo invertir casi cuatro veces más recursos que en ese periodo de tiempo, 25.9 mil mdp. En el caso de CFE Transmisión, la inversión física adicional pudo ser tres veces mayor a la que se registró, 15.8 mil mdp.

Si bien este tipo de subsidios no modifican desde una perspectiva contable los estados financieros consolidados de la CFE, consideró el IMCO, sí distorsionan los estados financieros de cada una de las empresas subsidiarias que reciben o transfieren este tipo de recursos.

“De esta forma, la CFE y las empresas subsidiarias que la integran presentan resultados subóptimos en términos de inversiones y en su operación, situación que limita la participación de empresas del sector privado en distintas actividades del sector eléctrico”.

 

Efectos de los subsidios cruzados:

-Afectan la toma de decisiones de las subsidiarias, desincentivan a las subsidiarias que se benefician de estas transferencias a llevar a cabo ajustes en su operación con el propósito de ser más rentables de lo que serían si no los recibieran.

-Afectan la competencia en el sector eléctrico, al mejorar artificialmente las condiciones financieras de las subsidiarias.

-Reducen los recursos para la inversión en infraestructura en redes de la CFE, tanto en transmisión como en distribución.