La industria de la construcción arrancó el año con un repunte en su actividad, al reportar un crecimiento de 1.7% en enero.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), informó que la industria de la construcción arrancó el año con un repunte en su actividad, al reportar un crecimiento de 1.7% en enero, respecto al mismo mes del año anterior.

Luego de dos meses consecutivos (noviembre y diciembre) con baja generalizada en la actividad de los tres componentes del sector, durante el primer mes del año en curso dos de los tres componentes reportaron tasas de crecimiento positivas.

Por una parte, la edificación avanzó 3.9% a tasa anual, en tanto la construcción e obras de ingeniería civil por primera vez en más de dos años presenta un reporte positivo, con un crecimiento de 2.5% anual. El único con reporte negativo fueron los trabajos especializados de la construcción, con un retroceso de -9.7 por ciento.

Analistas de Banorte destacaron el avance de 2.5% en obras de ingeniería civil después de haber retrocedido 10.9% en diciembre, lo cual sorprendió positivamente ya que esperaban que la debilidad pudo haberse extendido como resultado de los retrasos en el sector ante la entrada de una nueva administración federal.

“Observamos un repunte modesto en la confianza empresarial en febrero en cada uno de los sectores encuestados (construcción, manufacturas y comercio). Sin embargo, estos aún no se han recuperado con respecto a los niveles de mediados del año pasado, lo cual contrasta fuertemente con la dinámica de la confianza del consumidor. En nuestra opinión, la dinámica de la confianza empresarial está más relacionada con la incertidumbre en el frente local, aunque algunos indicadores sí sugieren la posibilidad de una recuperación en el corto plazo después de la fuerte contracción al cierre de 2018”. Fue importante revertir la fuerte caída de los dos meses previos, pero será importante sostener aunque sea un moderado ritmo de crecimiento.