Durante el tercer trimestre las ventas minoristas perdieron fuerza; al tener una base de comparación más elevada su ritmo de crecimiento cada vez es menor.

4 No me gusta1

Las ventas al menudeo de México del mes de agosto crecieron 7.2% anual con cifras originales, mientras que las cifras mensuales reportaron un estancamiento (0.02) respecto a julio, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

De acuerdo con analistas de BX+, la variación interanual siguió moderándose por una base comparativa menos débil, mientras que el indicador se estancó a tasa mensual, luego de las dos caídas previas, y siguió debajo de niveles pre-pandémicos.

“Prevemos que el consumo privado crezca y vea una mayor rotación de bienes a servicios en próximas lecturas ante el progreso en la vacunación, la baja en contagios y el avance en el empleo. Sin embargo, seguirá debajo de niveles pre-crisis en lo que resta del año, pues la recuperación laboral ha sido incompleta (menos horas trabajadas e ingresos percibidos), la inflación se mantendrá elevada (poder adquisitivo) y dada la posibilidad de más brotes del virus y obstrucciones en la proveeduría de bienes y servicios”.

En Banco Base afirman que “las cifras muestran que al mes de agosto de 2021 los ingresos por ventas minoristas se ubican 1.4% por debajo de su nivel pre pandemia (febrero 2020) luego de que en marzo el indicador comenzó a mostrar una tendencia a la baja, perdiendo 1.3% en los últimos 5 meses.

El deterioro de estos últimos meses se ha concentrado en los sectores que más afectados se vieron por la pandemia: ropa, calzado, artículos de papel, muebles y artículos para decoración de interiores. Esta disminución en las ventas de artículos no esenciales se debe principalmente a que durante el mes de agosto se reforzaron las medidas de distanciamiento social ante un empeoramiento de la situación epidemiológica a nivel nacional”.

Al respecto, analistas de Monex opinaron que “aunque las estadísticas de contagios y fallecimientos estuvieron cerca de alcanzar nuevos máximos durante el 3T-21, los indicadores económicos sufrieron un menor daño en comparación con las olas previas. El resultado de las ventas minoristas en agosto refuerza este patrón, por lo que seguimos esperando una variación de cerca de 0.0% t/t del PIB en lugar de la caída de 0.3% que vislumbrábamos previamente”.