Este es el décimo ajuste del banco central desde que inició su movimiento de baja en agosto de 2019 cuando se ubicó en 8.25%.

0 No me gusta0

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) recortó por sexta ocasión consecutivo en el año la tasa de interés de referencia, en medio punto porcentual, para fijarla en 4.5 por ciento.

Este es el décimo ajuste del banco central desde que inició su movimiento de baja en agosto de 2019 cuando se ubicó en 8.25%, por lo cual se acumula un retroceso 375 puntos base.

La decisión de bajar en medio punto porcentual el costo del dinero, no fue unánime por parte de la Junta de Gobierno, toda vez que un miembro votó por que el ajuste fuera de un cuarto de punto porcentual.

Por ello, hay analistas que opinan que el espacio para mayores bajas en las tasas de referencia se está agotando, por lo cual la clave para hacerlo será el desempeño de la inflación.

En particular, especialistas de la casa de bolsa Intercam, señalaron que “es prudente esperar mayores recortes a la tasa objetivo antes del cierre de año. Sin embargo, la falta de unanimidad en la decisión sugiere que la dimensión de los recortes podría reducirse hacia adelante”.

Puntualizaron que esperan “ver un recorte más a las tasas de interés antes del cierre de año, aunque de una dimensión menor (25pb)”.

Por su parte, en Banco Base sus analistas opinan que por “la holgura económica es muy probable que Banxico vuelva a recortar su tasa en 50pb, para cerrar el año en 4%. Banco Base estima que el siguiente recorte será hasta el anuncio de noviembre”.

Indicaron que la opinión del mercado parece dividida sobre futuros recortes y recordaron que él mínimos histórico de la tasa de referencia de Banxico es de 3 por ciento.

Asimismo, señalaron que “se espera que en 2021 continúen con los recortes, dejando la tasa al final del 2021 en 3%, que sería su nivel mínimo histórico”.

En contraste, analistas de BX+ opinan que “pese a la debilidad económica y tasas de interés externas cercanas a cero, vemos poco probable otro recorte adicional en la tasa objetivo, pues la inflación subyacente se ha presionado y enfrenta riesgos mixtos. Además, persiste el riesgo de mayor volatilidad financiera”.