La moneda mexicana cerró la sesión con una apreciación de 3.68% o 91.3 centavos, cotizando alrededor de 23.93 pesos por dólar.

1 No me gusta0

El peso se apreció por segundo jornada consecutiva respecto al dólar, ante un menor nerviosismo en el mercado financiero internacional, debido al acuerdo bipartidista de Estados Unidos que contempla un estímulo de 2 billones de dólares a su economía.

El peso cerró la sesión con una apreciación de 3.68% o 91.3 centavos, cotizando alrededor de 23.93 pesos por dólar. El tipo de cambio tocó un mínimo en la sesión de 23.8571 pesos por dólar, lo que se ubica 6.29% o 1 peso y 60 centavos por debajo del máximo histórico de 25.4583 pesos alcanzado durante la tarde del lunes pasado.

Sin embargo, en opinión de Gabriela Siller, director de análisis económico y financiero de Banco Base, “todavía no podemos decir que es cambio de tendencia, pues la incertidumbre por el coronavirus prevalece”.

Indicó que el principal factor detrás de la corrección del peso es la expectativa de que en el Congreso de Estados Unidos se aprobará un paquete de apoyo fiscal por 2 billones de dólares, el más grande en la historia.

Esta es la primera vez desde el 13 y 14 de febrero que el peso mexicano gana terreno durante dos días consecutivos. Aunque el peso fue de las divisas más apreciadas, la mayoría de los principales cruces ganó terreno, en particular las de países productores de materias primas.

A pesar de la recuperación de hoy, el peso mexicano sigue ubicándose como la divisa más depreciada en el año, al caer 26.58%, seguido del rublo ruso que cae 26.36% y el real brasileño, acumula una depreciación de 25.14%. Lo anterior es señal de que persiste la percepción de riesgo sobre la economía mexicana, incluso más que otras economías como Rusia o Brasil que al ser productores de materias primas son más sensibles a los ciclos económicos, apuntó Banco Base.

La corrección a la baja del tipo de cambio durante las últimas dos sesiones no debe ser vista como un regreso permanente del optimismo entre los participantes del mercado, pues la principal amenaza para la economía global, el coronavirus, sigue avanzando de forma sostenida en Europa y principalmente en Estados Unidos.