Esta nueva estrategia se aplicará para que el presidente Donald Trump retire el impuesto al acero mexicano.

La subsecretaria de Comercio Exterior, perteneciente a la Secretaría de Economía (SE) Luz María de la Mora Sánchez, dio a conocer que a partir de abril se aplicará nueva estrategia para que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump retire el impuesto al acero mexicano y al mismo tiempo presionar para la firma del Tratado México-Estados Unidos-Canadá.

Durante una comparecencia ante la Comisión de Economía del Senado, la subsecretaria de Comercio Exterior, de la Mora Sánchez explicó que ya se define una nueva lista de productos importados de Estados Unidos, a los cuales aplicarán un impuesto desde 7 al 25%, que obligarán a que gobernadores como empresarios norteamericanos cabildeen con sus congresistas para eliminar las represalias y votar el acuerdo.

“La administración anterior (de Enrique Peña Nieto) adoptó una lista de represalias equivalentes a lo que ya mencionaba el subsecretario Ernesto Acevedo, que más o menos suma 3,000 millones de dólares, equivalente al daño que nos ha ocasionado esta medida. Se adoptó una lista de productos a los que se les está aplicando un arancel de 25% para 50 fracciones del acero, 10% para una fracción de aluminio, y 20 fracciones en otros productos, entre los cuales están algunos del sector agrícola y otros productos industriales con aranceles que van entre 7 y 25%”, argumentó.

[También puede interesarte: México en riesgo ante posible arancel a exportación automotriz]

“Estamos haciendo una evaluación de los productos que consideramos que deben estar en esta lista de represalias y podemos ajustar algunos productos para responder a algunos de los nuevos representantes que están en el Congreso de los Estados Unidos. Se ha dicho que antes de que puedan considerar el acuerdo México, Estados Unidos, Canadá en el Congreso para votación, se debe eliminar esta medida, porque es contraria a la integración productiva”, destacó.

La funcionaria recordó que la Sección 232 que aplica el gobierno norteamericano —es decir, la imposición de aranceles a productos mexicanos derivados del acero por supuestas amenazas a “su seguridad interior”—, provocó ya un daño estimado en 3,000 millones de dólares a la economía mexicana. Asimismo, adelantó que el gobierno mexicano ajustará la lista de productos norteamericanos a los que aplica aranceles, para presionar al Congreso de los Estados Unidos, a fin de que le hagan ver al presidente Trump que también sectores de su país se verán afectados por esta represalia.

[También puede interesarte: Precios de insumos, retos de la construcción]

Con información de El Economista y La Crónica